Monthly Archives: September 2016

Loading
loading..
photo-1464907396085-2c4216208b09

LA NEUROSIS SE HEREDA

No solo heredamos nuestros genes de nuestros antepasados sino que al existir como individuos que formamos parte de una cadena generacional heredamos su cultura y también su patología, a través del inconsciente familiar nos es transmitido por vía psíquica la formación de ideales, las referencias identificatorias, las creencias, los mitos y también nuestros mecanismos de defensa.

La familia es el espacio originario de nuestro mundo subjetivo, las representaciones familiares suelen tener una función estructurante pero también proyectan expectativas y aspiraciones relacionadas con su propio narcisismo que pueden interferir gravemente en la constitución de nuestra propia identidad.

Es necesario poder diferenciar entre las transmisiones organizadoras de la vida que son necesarias de las que tienen cualidades traumáticas y son generadoras de diversas patologías. Estas transmisiones se producen en estratos profundos de nuestra psique y estas estructuras permanecen fusionadas con nuestros propios componentes mentales produciéndose una identificación total con ellas, de hecho nos es imposible si no es a través del análisis, descubrir que son formaciones inconscientes ajenas a nosotros.

La transferencia parental de elementos subconscientes se hace a través de la comunicación no verbal, donde experiencias con carga emocional o traumas que no fueron debidamente metabolizados, pueden ser escindidos del resto del psiquismo y convertirse en elementos inconscientes enquistados que son transferidos a la descendencia.

Así sectores del yo que han permanecido desconectados se transmiten a través de varias generaciones produciendo síntomas de diversa índole que se expresarán a través del cuerpo y la mente produciendo la enfermedad, pero cuyo origen es totalmente desconocido e inconsciente. En terapia es importante trabajar como fueron estructurados los vínculos en el medio familiar y como se transmitieron las representaciones, este es el hilo conductor que nos llevara finalmente a nuestro autodescubrimiento.

photo-1466592261899-a095b126a484

EL ORGASMO FEMENINO

El orgasmo femenino siempre ha estado rodeado de cierto misterio debido a la complejidad de la sexualidad femenina, acceder a la identidad como mujer implica atravesar un intrincado recorrido, al no ser el orgasmo exactamente ubicable, no tener un producto visible que certifique que ha tenido lugar y que puede fingirse fácilmente puede llevar a muchas confusiones sobre su dinámica.

Los investigadores Masters y Johnson han probado que todos los orgasmos en las mujeres son causados por la estimulación del clítoris ya sea directamente o indirectamente, acompañado a veces por una eyaculación que es la expulsión de un fluido producido por las glándulas de Skene que están situadas en la pared anterior de la vagina.

El líquido expulsado es un líquido transparente que surge de la uretra y tiene una composición parecida al líquido generado en los hombres por la próstata. El orgasmo femenino se diferencia del masculino, pero aun así algunas mujeres pueden buscar tener un orgasmo tangible, impactante,  reprimiendo sus percepciones eróticas y autodescalificando parte de su erotismo, pero no hay número, no hay medida, no hay ley que estipule como ha de ser su placer.

Hay una incertidumbre a veces en la falta de goce yendo de un objeto sexual a otro, con la ilusión de encontrar el hombre que les enseñe de sí mismas que las introduzca a su condición femenina. No debemos olvidarnos que la ansiedad juega un gran papel para alcanzar el orgasmo, ansiedad de no complacer a la pareja o de creer que no se va ha llegar al orgasmo, el estigma de ver el sexo como algo prohibido por la educación recibida o algún trauma del pasado pueden dificultar enormemente el acceso al placer. Es muy importante el sentimiento de ternura en la vida erótica de la mujer pero para el hombre puede surgir el temor a feminizarse.

Debemos encontrar la forma óptima de poder expresar nuestra sexualidad solo nosotras conocemos en nuestro interior como conseguirlo.

photo-1463736932348-4915535cf6f9

ASEXUALIDAD

La pulsión que hace mover al hombre fundamentalmente es la sexualidad, entendiendo por pulsión la tensión creciente que se resuelve en una distensión que provoca placer. Sin embargo existe la asexualidad  los que así se califican no sienten el sexo como los demás, para ellos existen otras formas de intimidad pueden expresar afecto, sentir amor e intimidad pero con escasa actividad sexual, podríamos hablar de personas con un bajo deseo sexual.

Pueden tener sexo pero la frecuencia y necesidad no es la misma que la de otras personas, los asexuales no son célibes o antisexuales ya que si  pueden tener impulso sexual.

Esta orientación sexual en la mayoría de los casos proviene de la niñez y es difícil para ellos encajar en una sociedad que se rige por cánones eróticos y sexuales. Existe el debate de si la asexualidad podría ser producto de respuestas defensivas y sintomáticas ante la dificultad del ejercicio de la sexualidad en sus relaciones de pareja. No practicar sexo para ellos es una elección debido a la inexistencia de deseo sexual o si existe es muy esporádicamente, no siendo una aversión al sexo, simplemente es una conducta coherente con su escasa necesidad de descarga pulsional.

Solo podríamos considerarlo patológico si en la base se encontrara algún tipo de repulsión, trauma o simplemente generara ansiedad el hecho de pensar en tener intimidad con alguien, la inquietud y preocupación que suscita el mero hecho de no poder expresarse uno mismo como es, lleva a algunas de estas personas a solicitar ayuda profesional. La asexualidad es una opción de vida totalmente legítima reflejo de un sentir particular,  no debe ser excluida por nuestra incapacidad de poder entenderla, así debe ser entendido para poder fomentar el respeto y la comprensión a un colectivo que se siente normalmente estigmatizado y rechazado.

photo-1473217109286-4ab11979e799

TRAUMA PSÍQUICO

Cuando hablamos de “trauma” nos referimos a ciertos sucesos en la vida de una persona, que por su intensidad, más la propia incapacidad de reaccionar adecuadamente, producen efectos psicopatológicos duraderos en la estructura mental humana. Las excitaciones que se reciben son excesivas en poco tiempo y fracasa su elaboración dejando a la persona indefensa, dando igual que se trate de un único acontecimiento como una acumulación de estresantes menores, el psiquismo es incapaz de descargar la agitación producida.

Nuestra configuración mental al desencadenarse la señal de estrés intenta evitar ser desbordado por la aparición de la angustia automática que caracteriza a la situación traumática, podemos ser atacados desde dentro por nuestra propia excitación pulsional al igual que podemos serlo desde afuera por algún acontecimiento.

Para lograr protegerse el psiquismo utiliza el mecanismo defensivo de la represión que tiene como tarea inhibir o desviar un peligro que amenaza desde nuestro mundo interno. El trauma en los niños sobre todo cuando son por abuso sexual de un adulto, la vivencia que ha excedido la capacidad de comprensión o simbolización, mas adelante cuando crezcan, cuando tengan capacidad para entender su significado estarán influenciados por un estamento extraño interno que quedó implantado en su psique infantil  y les causará problemas desde el interior.

La terapia analítica permite una reactualización del hecho reprimido, permitiendo a través del vínculo transferencial con el psicoterapeuta, que el trauma pueda reelaborarse de nuevo de una manera menos sintomática. El crecimiento post-traumático posibilita que la persona se conciba a si mismo y al modo en que se relaciona con otros de una forma más positiva y edificante, acompañándose de cambios profundos en cuestiones filosóficas y espirituales.

Los traumas profundos son una gran posibilidad para crecer enormemente en nuestra esencia personal y pueden transformarse en nuestro motor evolutivo.

photo-1467730572233-b2d465ec6e89

DISFUNCIÓN ERÉCTIL

La disfunción eréctil es un bloqueo de la erección siendo un trastorno frecuente que puede ser debido a factores tanto psíquicos como fisiológicos. Los mecanismos reflejos vasculares implicados en la erección son incapaces de bombear suficiente sangre al pene, los controles neurales de la erección y la eyaculación son distintos, al ser de inervación parasimpática el reflejo de la erección se ve bloqueado ante la ansiedad.

De acuerdo a su permanencia se puede diferenciar entre disfunción eréctil primaria que es cuando se presenta desde el inicio de la vida sexual del hombre y la secundaria cuando aparece después de haber tenido un funcionamiento sexual correcto y es la más frecuente.

La falta de erecciones nocturnas es indicativo de que puede existir una lesión orgánica pero cuando no hay enfermedad orgánica que genere la disfunción eréctil se habla de un tipo de disfunción funcional o psicógena que viene a ser el 60% de los casos. Lo más habitual es que el hombre se excite y tenga erecciones previas al coito pero pierde su potencia cuando el acto sexual tiene que ser consumado, otros sufren la disfunción eréctil de forma situacional es decir en situaciones específicas y concretas.

La ansiedad producida por los diversos problemas psicológicos es lo que produce que los reflejos fisiológicos normales no se produzcan, las personas con disfunción eréctil son muy lábiles en su sistema vasocongestivo somatizando en su órgano sexual.

El miedo al fracaso es tal vez el síntoma y factor etiológico más común, después del primer fallo eréctil se establece un círculo patológico que puede perpetuarse en el tiempo sino media una acción terapéutica. El temor al fracaso es el castrador más importante que existe hay que restablecer de nuevo la confianza, el hombre debe ser capaz de abandonarse libremente a las sensaciones eróticas y no estar pendiente de la calidad de la ejecución. Ante estrés fuerte, enfermedades graves y bajo los efectos del alcohol y las drogas se puede presentar transitoriamente una disfunción eréctil.

El enfoque terapéutico se centrará en solucionar la temática emocional y educar al paciente a no sentir culpa, estrés o temor ante la erección, el pronóstico se relaciona con la duración del síntoma. Los objetivos de la terapia sexual consisten principalmente en reducir el nivel de ansiedad ligada al acto sexual que interfiere en el desarrollo de la erección y en promover un nivel apropiado de estimulación a través de un aumento del repertorio de actividades sexuales que no depende de lograr o mantener una erección suficiente para la penetración vaginal.

Afortunadamente hoy en día la mayoría de los casos de disfunción eréctil son fácilmente diagnosticables y la terapia sexual consigue reeducar la disfunción y restablecer una vida sexual plena.

fredrick-kearney-jr-220626

¿SOMOS NEURÓTICOS POR NATURALEZA?

El ser humano al cobrar consciencia piensa que dejó atrás todos sus instintos ancestrales los cuales posibilitaron la supervivencia de la especie, al convertirnos en seres racionales saltamos del instinto que es ciego y empezamos a pensar. Aparece la inteligencia pero los impulsos de conservación permanecen aun funcionando en nuestro cerebro reptiliano de forma automática y el precio que pagamos por ello es la neurosis, un conflicto entre el instinto y la razón, la agresividad es la forma de defendernos frente a los conflictos, esta agresividad encubierta sin elaborar es la que produce el conflicto neurótico.

La represión es el primer psicodinamismo defensivo en la neurosis, donde quedan todos nuestros enfrentamientos sin resolver, hemos reprimido el recuerdo pero no el sentimiento que nace de los conflictos que tenemos con nuestras demandas instintivas.

El síntoma que produce la neurosis se forma en sustitución de algo que no ha conseguido manifestarse a la consciencia, es una transacción de un proceso psíquico inconsciente que logra su acceso a la consciencia a cambio de deformarse hasta resultar irreconocible, todo lo reprimido regresa en forma de síntoma neurótico al no estar la represión resuelta afectivamente. La neurosis es hereditaria no biológicamente sino psicológicamente, transferimos a nuestra descendencia todos nuestros conflictos inconscientes sin resolver y proyectamos sobre ellos nuestras propias disputas internas con nuestra parte más arcaica.

Así convivimos con una sociocultura  neurótica mero reflejo de nuestra propia incapacidad para entender y sublimar todas las luchas que siguen permanentemente activas en el interior, entre nuestras pulsiones agresivas e instintivas.

Dentro de la neurosis encontramos la neurosis obsesiva, las fobias y la histeria que actualmente se denomina trastorno de conversión, lo que diferencia a cada una de ellas es el predominio del tipo de defensa psíquica, es decir, que el modo en que se resuelve el conflicto intrapsíquico determina el tipo de neurosis emergente. La ansiedad es un síntoma prevalente en todas las neurosis, debido a la contención inconsciente de las pulsiones instintivas, se percibe una angustia difusa de la que no sabemos identificar su origen.

A través de la terapia analítica podemos tomar contacto con las defensas psíquicas que hemos utilizado para combatir las diferentes pulsiones instintivas y los diferentes conflictos, al hacer consciente toda esta dinámica, ponemos luz a la forma en que nos defendemos de nuestra parte más primitiva y aprendemos a aceptar e integrar estos impulsos, una vez identificados, de una forma más constructiva para nuestra vida.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background