Monthly Archives: October 2016

Loading
loading..
photo-1455541029258-597a69778eed

AMOR Y SEXO

Existen tres sistemas cerebrales en el ser humano que evolucionaron a partir del apareamiento y la reproducción. El primero es el impulso de gratificación sexual, el segundo es al amor romántico o enamoramiento eufórico y el tercer sistema es el apego, esa sensación de calma y seguridad que podemos sentir con una pareja a largo plazo. Estas son las conclusiones a las que llegó la antropóloga y bióloga Helen Fisher después de 30 años de investigación sobre el amor romántico.

El impulso sexual evolucionó para que al final podamos enfocarnos en un solo individuo a la vez y de esa forma conseguir más tiempo y energía para el apareamiento, el apego aparece para que se consolide la pareja sexual y se pueda criar en equipo a la descendencia.

Cada una de las emociones de estos tres circuitos cerebrales posee sus correspondientes mediadores químicos en el cerebro, en el caso concreto del sentimiento de la atracción amorosa o enamoramiento, existe una relación directa con el incremento de la dopamina, un neurotransmisor  que sería el responsable de síntomas como euforia, energía, insomnio y reducción del apetito. Estos tres sistemas emocionales a lo largo de la evolución humana se han ido independizando entre sí, este modelo evolutivo divergente ayudaría a explicar porque los seres humanos pueden sentir simultáneamente: Apego hacia una persona, enamoramiento por otra y atracción sexual (sin atracción romántica) por otra diferente.

Según la investigadora el amor romántico no es una emoción, sino un impulso originado en el motor de la mente y es incluso más poderoso que el impulso sexual, es un poderoso sistema cerebral quizás uno de los más poderosos de la tierra.

Debido a que el amor romántico se caracteriza por la individualización y la exclusividad del objeto amado la evolución se asegura que este deseo permita el apego y la crianza de los futuros descendientes. Para entender la fuerza que posee el amor romántico si observamos la parte del cerebro que se activa cuando nos enamoramos es la misma que cuando se tiene un subidón de cocaína, así podemos comprender como este propósito darwiniano a través de nuestra biología ha hecho posible que sigamos aún hoy en día existiendo, la pulsión amorosa por tanto se erige como el motor principal para el apareamiento en nuestra especie.

photo-1473861646675-0252edc45daa

EL TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO

El trastorno de estrés postraumático se produce en nuestro psiquismo tras haber sufrido u observado un acontecimiento altamente traumático que ha representado una amenaza para la integridad física y psicológica. Los síntomas que acompañan este padecimiento se producen a partir de la reexperiencia del evento en forma de recuerdos e imágenes recurrentes y en contra de nuestra voluntad.

El síndrome que queda después de un suceso traumático está siempre presente y sin cambios en nuestra mente, esto es debido a que las ideas se convierten en patológicas ya que se les ha negado el normal proceso de desgaste por medio de la descarga emocional, donde persistirán con mucha fuerza afectiva.

En los sueños los recuerdos traumáticos no son simbolizados sino que son trozos del trauma real vivido y se repiten constantemente en forma de pesadillas. En el desarrollo del trastorno las memorias traumáticas y las asociaciones relacionadas con éstas se escinden o disocian de la consciencia cotidiana y del control voluntario,  y la memoria de estos traumas tienden a volver no solo como historias sino que se reexperimentan en forma de intensas reacciones emocionales, dolor físico e incluso conducta agresiva.

Es decir se reacciona como si la situación traumática original estuviera aún desarrollándose y se tratara de defenderse de esta situación con los mismos mecanismos de defensa que fallaron en la ocasión original, la personalidad queda como suspendida en un punto muerto apegada a un obstáculo que se presenta como infranqueable. Después del momento traumático se pierde por completo la sensación de seguridad por lo que es imprescindible que se pueda encontrar amparo en familiares y terapeutas.

La ayuda psicológica debe ir encaminada a que puedan descargarse las emociones y afectos ligados al recuerdo, el trauma debe poder integrarse en nuestro psiquismo con mucha menos carga afectiva después de haber creado suficientes recursos internos para su correcta incorporación.

allef-vinicius-222786

EL NARCISISMO

El narcisismo se origina en el niño pequeño que se toma a sí mismo como objeto de amor antes de elegir sus objetos externos, tal estado de autoenamoramiento, conlleva a la creencia en el niño de la omnipotencia de sus pensamientos que están llenos de deseos desmesurados y cuya satisfacción sofoca la dolorosa sensación de carencia.

El desarrollo posterior de este tipo de comportamiento expresará una sobrevalorización o idealización del Yo lo que provocará una actitud de desprecio y desvalorización de las demás personas.

Este sentimiento de superioridad viene dado por la introyección de lo bueno y grandioso pudiendo generar una actitud de autoridad que no ha sido ganada por el logro personal viviendo esta superioridad como un derecho omnipotente, la evolución de este rasgo de autoridad exagerada si no se corrige puede conducir a conductas psicóticas ya que la grandiosidad interior es esencialmente delirante. El egoísmo unido a la vanidad conducen a expectativas exageradas donde la persona se siente constantemente contrariada por no haber sido tratada como “ especial” por lo tanto son sujetos muy sensibles a la crítica o a la frustración.

Encontramos en el núcleo del trastorno narcisista de la personalidad configuraciones básicas y arcaicas de patrones del mundo animal como la supervivencia y la ganancia ambas motivadas por el miedo, este temor a la pérdida de la propia identidad hace que el yo se resista y se convierta en el centro de todos los esfuerzos.

En estos niveles de configuración psíquica el yo aprende a sacar satisfacción y energía incluso de los estados mentales negativos pudiendo aferrarse al papel de víctima. El posicionamiento egocéntrico de los narcisistas los hace carentes de empatía no se identifican con los sentimientos y las necesidades de los demás e incluso pueden aprovecharse de los otros para sus propios intereses o metas, solo cuando el egoísmo y el egocentrismo disminuyen como motivadores básicos,  la capacidad para interesarse por la felicidad y el bienestar de los demás puede desarrollarse y el nivel de integridad logra incrementarse.

photo-1468462892034-2af4484b9d98

DISFUNCIÓN ORGÁSMICA FEMENINA

La disfunción orgásmica femenina se caracteriza por la ausencia o el retraso recurrente del orgasmo en la mujer después de una fase de excitación normal. El orgasmo es un reflejo y posee distintos umbrales dependiendo de las personas, en las mujeres hay algunas que necesitan poco estímulo para obtenerlo, en cambio otras necesitan una excitación mucho más intensa.

La etiología de la disfunción orgásmica femenina puede relacionarse con el desconocimiento de la propia anatomía y de la función genital, particularmente de la función del clítoris, y de la eficacia de la estimulación y de las técnicas del compañero sexual.

Este desconocimiento y la ansiedad se refuerzan mutuamente, el umbral para que se dispare el orgasmo se ve muy afectado por estados de angustia, hay mujeres que tienen orgasmos en situaciones de baja tensión pero no logran alcanzarlo en situaciones de estrés. La falta de orgasmo a través del coito es muy habitual para una gran mayoría de mujeres, solo es posible alcanzar el orgasmo si existe una estimulación clitorídea, no existen datos de que la imposibilidad de alcanzar el orgasmo coital sea algo patológico hay que destruir el mito del orgasmo vaginal.

Se debe averiguar si la paciente que presenta anorgásmia es poco excitable o tiene un umbral orgásmico alto, a veces los obstáculos para alcanzar el orgasmo están relacionados con la propia pareja, centrando más la atención en dar placer al otro o en una educación sexual deficiente. También tienen un papel causal fundamental las primeras experiencias sexuales traumáticas o las creencias irracionales sobre las relaciones sexuales.

La ansiedad como factor desencadenante de la disfunción orgásmica es la que interfiere en el funcionamiento normal del reflejo orgásmico lo que puede provocar la instauración de un círculo vicioso que anticipe al fracaso. En la terapia se enseña a la pareja a depender más del juego erótico y no tanto en la excitación directa para llegar pronto al coito, se debe maximizar la estimulación clitorídea e identificar y eliminar cualquier obstáculo intrapsíquico que pueda haber entre la pareja.

photo-1473256950158-8635ba045ddb

ABUSO SEXUAL EN LA INFANCIA

El abuso sexual en la infancia es un fenómeno invisible pensamos que ser niño es sinónimo de felicidad que la familia nos protege y que el sexo no existe en esta fase de la vida, nada mas lejos de la realidad, la incursión de la sexualidad adulta en el espacio de la niñez es mucho más alta de lo que nos imaginamos, los menores no son solo víctimas de las agresiones sino que también pueden ser agresores.

La sexualidad es constitutiva del ser humano y en particular las huellas que ésta deja en la infancia serán las marcas perdurables que configurarán las bases del psiquismo adulto y de toda la formación del síntoma neurótico.

El mayor porcentaje de los agresores sexuales siguen siendo alguien conocido por la víctima y su familia, la persona que está abusando del niño es seguramente alguien que la familia conoce y en quien confía. El abuso sexual constituye un uso sexual del niño tomado como objeto de goce, los niños pequeños traumatizados son vulnerables de suprimir, reprimir y tener lagunas en sus recuerdos, fragmentando memorias en un esfuerzo que es también neurológico y pretende interrumpir disfunciones del Sistema Nervioso.

Los niños menores de cuatro años no recuerdan cognitivamente el trauma, las diversas alteraciones del recuerdo es una de las posibles consecuencias de la exposición de un niño a un hecho amenazante para su integridad, los menores muy pequeños pueden no ser conscientes del alcance del abuso sexual en las primeras fases, lo que puede explicar la compatibilidad de estas conductas con el cariño mostrado al adulto por el menor. A corto plazo  el alcance del impacto psicológico va a depender del grado de culpabilización del niño por parte de los padres así como las estrategias de afrontamiento de que disponga la víctima.

En niñas vemos reacciones ansioso-depresivas y en niños dificultades para la socialización y comportamientos sexuales agresivos además de la estigmatización, culpa y vergüenza que sienten.

Las secuelas emocionales a largo plazo pueden ser alteraciones en la esfera sexual y control inadecuado de la ira, aunque son menos frecuentes. La peor evolución a largo plazo es proporcional al grado del trauma ligado al fenómeno, posible existencia de violación así como las consecuencias derivadas de la revelación del abuso. El diagnóstico precoz es de vital importancia para impedir la continuación del abuso sexual, es primordial prestar atención al tratamiento o estratégica terapéutica en situaciones tan traumatizantes debido a que se puede producir una re-victimización o victimización secundaria del niño.

A photo by Kaci Baum. unsplash.com/photos/ExkImnc-GjU

SADISMO Y MASOQUISMO

La perversión es una desviación de la conducta sexual normal, el sadismo es un componente agresivo de la pulsión sexual de dominación y de control, solo cuando se constituye como condición exclusiva de la satisfacción es cuando podemos hablar de perversión. En el masoquismo la satisfacción placentera va unida al sufrimiento y a la humillación sentidos por la persona, la relación entre sadismo y masoquismo la podemos entender como dos ángulos de una misma perversión cuyas formas activas y pasivas se encuentran en proporciones variables en una misma persona.

Según el psicoanálisis señala la conexión entre un conflicto interno de dominio y sumisión y la necesidad de la persona de auto-castigo, la patología por tanto en la perversión sexual sería en la exclusividad y en la fijación de la perversión.

Los sádicos se quedan fijados en la posesión y conciben de su propiedad a los sujetos que emocionalmente le importan, la raíz de esta disfunción podríamos encontrarla en una tierna infancia privada de afecto e ignorados como sujetos dignos de amor, no tienen en la edad adulta un referente en sus vidas y se produce automáticamente una destrucción a través de actos violentos. En la práctica sexual los masoquistas relacionan el placer sexual con el dolor, la crueldad o el sufrimiento, les excita recibir golpes, latigazos, ser esclavizados así como la asfixia o la autoasfixia.

El sadismo se basa en experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja y no pueden disfrutar del sexo de ninguna otra forma y ocurre tanto en las relaciones heterosexuales como en las homosexuales, los dos tipos de perversiones sexuales son condiciones crónicas. La práctica sadomasoquista se refiere a las interacciones en las cuales una persona disfruta causando sufrimiento a la otra, quién obtiene su placer del dolor que le inflige el sádico, en las relaciones sadomasoquistas de antemano los participantes están de acuerdo sobre los límites y el rol que tomará cada uno.

mi-pham-328585

LOS PSICODINAMISMOS

Hablamos de psicodinamismos en psicoanálisis cuando nos referimos a procesos específicos por medio de los cuales inconscientemente nos defendemos contra ciertas tendencias y deseos de la parte más instintiva de nuestra psique que nos resultan desagradables. Los mecanismos defensivos son reacciones ante las frustraciones y los conflictos y tienden a defendernos de la ansiedad, pero no es un acto que hagamos voluntariamente sino que nuestra parte mental más arcaica que formó nuestro sentido de identidad se defiende automáticamente de impulsos intrapsíquicos que nos pueden causar malestar.

La finalidad de los dinamismos es eliminar el sufrimiento o atenuarlo lo mas posible, el cual se origina entre la interacción de dos principios antagónicos que existen en nuestro interior; uno buscando la satisfacción de los impulsos instintivos regidos por nuestro cerebro más antiguo y el otro intentando adaptarse a la realidad del medio con unas normas y una sociocultura regidas por nuestro neocortex cerebral.

Uno de los mecanismos defensivos que más utilizamos es la represión la cual consiste en mantener fuera de la consciencia determinados contenidos que pueden ser desagradables y angustiosos, toda represión puede tener éxito o fallar, si logra conseguir su cometido indicará que se ha podido reprimir tanto la idea que causo la angustia como la carga afectiva que le acompaña. Pero cuando la represión es insuficiente y lo que se suprime solo es la representación ideativa, quedando toda su carga emocional sin resolver y reprimir, entonces dicha carga buscará descargarse y se convertirá en ansiedad o cualquier tipo de síntoma produciendo alteraciones patológicas.

Existen otros  mecanismos que nuestra mente utiliza para defenderse como el desplazamiento, la simbolización, la proyección, la negación por citar algunos, en la terapia analítica los tipos de psicodinamismos que se revelarán a través de la transferencia al terapeuta son la pista que nos indicará que clase de conflictos y en que etapas de nuestro desarrollo se bloquearon a nuestra conciencia.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background