Monthly Archives: August 2018

Loading
loading..
photo-1445583934509-4ad5ffe6ef08

ARE WE NEUROTIC BY NATURE?

The human being to become aware thinks he left behind all his ancestral instincts which made possible the survival of the species, to become rational beings jump from the instinct that is blind and we begin to think. Intelligence appears but conservation impulses still function in our reptilian brain automatically and the price we pay for it is neurosis, a conflict between instinct and reason, aggression is the way to defend ourselves against conflicts, this covert unprocessed aggression is what produces the neurotic conflict.

Repression is the first defensive psychodynamic in neurosis, where all our confrontations remain unresolved, we have repressed the memory but not the feeling that arises from the conflicts we have with our instinctive demands. The symptom that produces the neurosis is formed in substitution of something that has not been able to manifest itself to the conscience, it is a transaction of an unconscious psychic process that achieves its access to the conscience in exchange for deforming itself until it is unrecognizable, everything repressed returns as a neurotic symptom when the repression is not resolved affectively.

The neurosis is hereditary not biologically but psychologically, we transfer to our offspring all our unresolved unconscious conflicts and project upon them our own internal disputes with our most archaic part.

So we coexist with a neurotic socioculture, a reflection of our own inability to understand and sublimate all the struggles that remain permanently active in the interior, between our aggressive and instinctive impulses. Within the neurosis we find the obsessive neurosis, the phobias and the hysteria that is currently called conversion disorder, what differentiates each of them is the predominance of the type of psychic defense, that is, the way in which the intrapsychic conflict is resolved determines the type of emergent neurosis.

Anxiety is a prevalent symptom in all neuroses due to the unconscious containment of instinctual drives we perceive a diffuse anguish from which we can´t identify its origin. Through analytic therapy we can make contact with the psychic defenses that we have used to combat the different instinctual impulses and the different conflicts, by making conscious all this dynamics, we put light to the way in which we defend ourselves from our most primitive part and learn to accept and integrate these impulses, once identified, in a more constructive way for our life.

mitchell-griest-715446-unsplash

AUTOSUGESTIÓN: REPROGRAMAR LA MENTE

Nuestra mente que engloba todas nuestras facultades cognitivas existe la mayor parte del tiempo en un estado automático, aunque creamos que guiamos de una forma totalmente consciente nuestros pensamientos y acciones, lo cierto es que nuestra red neuronal base de nuestro sistema cognitivo, está formada de experiencias, emociones e información que hemos registrado previamente en el pasado y que sirve de hoja de ruta para todas nuestras experiencias en el presente. A nivel bioquímico esto se traduce en que los péptidos que existen en nuestro hipotálamo se ensamblan en neuropéptidos específicos que solo hacen que reforzar las rutas de nuestra red neuronal que hemos creado con los años y que sin darnos cuenta de ello consolidan cada día más patrones de repetición.

Esto significa que si queremos cambiar nuestra bioquímica cerebral que es quien genera nuestra identidad debemos cambiar nuestras actitudes y la forma como interactuamos con el mundo.

Si accedemos todos los días a las mismas emociones y actitudes no podremos salir de nuestra programación automática, no tendremos ninguna posibilidad real de cambio o evolución, al no poder controlar la manera en que procesamos nuestros afectos, no somos conscientes de la dependencia química que nos producen nuestras redes neuronales ya estructuradas en el tiempo.

La buena noticia es que poseemos un gran potencial para el cambio en nuestro sistema nervioso debido a la plasticidad, que es la propiedad de crear nuevas conexiones, y esto nos permite generar y crear nuevas rutas neuronales conscientemente con patrones emocionales menos disfuncionales. Una de las formas de crear nuevas realidades en nuestra mente es a través de la autosugestión, que es una técnica donde a través de nuestra intención focalizada en los pensamientos, sentimientos o comportamientos podemos cambiar nuestras rutas neuronales antiguas y modificarlas por rutas neuronales nuevas, operando desde nuestra consciencia en una frecuencia cerebral específica.  El estado “alfa” es un estado de ondas lentas en nuestro cerebro que se consigue a través de la relajación psicofísica y es un estado donde la mente es muy permeable a sugestiones autoinducidas y programaciones mentales positivas.

La autosugestión funciona si realizas un trabajo prolongado de precondicionamiento, es decir, necesitas cada día durante cierto tiempo, reforzar los comportamientos o emociones nuevas a través de afirmaciones o pensamientos muy focalizados en estado alfa, estos pensamientos deben ir acompañados de emociones que representen el objetivo ya conseguido, esto sirve para generar una nueva química cerebral que pueda fijarse a las nuevas rutas neuronales que queremos crear. La intención nos permite focalizar toda nuestra energía mental en algo muy concreto y esto produce como un canal energético donde la  densidad energética es mucho mayor para producir cambios.

A través de la autosugestión además de crear nuevos condicionamientos podemos desactivar emociones, pensamientos disfuncionales y adicciones que siguen en nuestro sistema porque no tenemos control sobre ellos, somos en definitiva adictos a la química cerebral que refuerza cada día más aquello de lo que queremos escapar. La reprogramación mental a través de la autosugestión es una vía que debemos tener muy en cuenta si queremos empezar a diseñar una nueva vida libre de programaciones emocionales del pasado, al no ser realmente conscientes de nuestras limitaciones ni de estar viviendo una existencia reactiva no podemos llegar a crear plenamente nuestro futuro potencial.

heartsickness-428103_1920

DOLOR EMOCIONAL

Por dolor emocional entendemos un sufrimiento interno persistente que no cesa provocado por sentimientos negativos intensos que no sabemos cómo resolver, es un aviso de nuestro psiquismo de que existen factores emocionales que no han sido debidamente elaborados y permanecen en nuestro sistema produciendo desorden y dolor. En ocasiones, el resolver una determinada circunstancia en nuestra vida nos puede liberar del dolor emocional, pero la mayoría de veces  es más complejo que cambiar o eliminar un factor estresante, el dolor emocional puede estar relacionado con un sinfín de emociones que no han sido debidamente tramitadas en su momento.

Descubrir que emociones subyacen detrás del dolor emocional es la primera parada que debemos hacer si este pesar no cesa por mucho que cambiemos nuestra conducta o nuestra forma de procesar nuestros pensamientos disfuncionales, entonces debemos incidir en nuestras emociones que seguramente permanecerán bloqueadas y proyectadas fuera de nosotros por no poder asumir su carga afectiva. Generalmente el dolor emocional no está relacionado con una sola emoción concreta, sino que cuando sufrimos afectivamente se disparan un gran número de emociones concatenadas que suelen pasar por el miedo, rabia, odio, autorecriminación, culpa, una amalgama de emociones que una sola circunstancia determinada en nuestra vida puede desencadenar.

Para resolver totalmente el dolor emocional debemos hacer una introspección profunda y honesta de cuáles son las verdaderas emociones involucradas que no podemos tolerar en nuestro sistema, generalmente éstas emociones son las que proyectamos en los demás por eso es tan difícil admitirlas como propias.

Una investigación profunda de lo que sentimos es una vía correcta para poder llegar finalmente a elaborar todas las emociones implicadas en nuestro proceso de aflicción, el dolor emocional puede ser una gran oportunidad para trabajar viejas heridas del pasado que vuelven a actualizarse y poder cerrarlas definitivamente. No debemos subestimar un dolor afectivo que permanece en el tiempo porque puede ser semilla de futuros trastornos psicológicos, si no podemos a través de nuestro propio autoanálisis localizar los focos emocionales conflictivos internos, necesitamos buscar ayuda especializada que nos ayude a conectar con las emociones reprimidas que tanto nos cuesta asimilar. Debemos poder ver el dolor emocional como una gran ocasión para restaurar todo nuestro sistema afectivo que seguramente contiene aún muchas emociones soterradas del pasado y que ahora pueden a través de nuestro pesar ser finalmente reconocidas.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background