Reflexiones psicoanálisis

Loading
loading..
architecture-building-dark-796545

LA CONSCIENCIA: UN NUEVO PARADIGMA

September 18, 2018

Los nuevos paradigmas siempre parecen imposibles porque están muy lejos de nuestra visión cotidiana y objetiva de las cosas, cuando estos modelos aparecen en nuestro panorama, deben pasar por un proceso muy largo de acondicionamiento para que nuestras mentes racionales puedan adaptarse, sin mucha resistencia, a las nuevas formas de realidad que los científicos nos revelan con sus nuevos descubrimientos.

La complejidad para entender las nuevas proposiciones radica en nuestras propias limitaciones, que nos imponen nuestros sistemas perceptivos, acerca del mundo fenoménico que nos rodea.

La ciencia ha descubierto a través de la física de partículas que la visión actual que tenemos del universo fragmentada y mecanicista es incorrecta, el universo es un todo holístico e interconectado y quien produce esta unión en un nivel fundamental es la Consciencia.

Ésta es descrita como la propia realidad energética potencial, y en su potencialidad es a la vez “causalidad” y “finalidad”, este campo de consciencia que nos rodea y del que también formamos parte es quién colapsa la función de onda de las partículas elementales, para crear la realidad tangible y concreta que conocemos, el mundo mensurable y observable, resulta ser un mundo de efectos sin ningún poder intrínseco. Como la ciencia ha descubierto, el verdadero poder creativo reside finalmente en los dominios infinitamente poderosos de lo invisible y lo no lineal, la realidad desaparece ante nuestros ojos y entramos en el terreno de lo subjetivo, descubriendo que para conocer la verdadera naturaleza de las cosas debemos ir más allá de los límites de la percepción.

La Consciencia se erige desde la nueva perspectiva científica como la causa del mundo de formas que conocemos y esto nos revela, que estamos gobernados por una Causación Descendente, lo que implica que lo más sutil es origen de todas las partículas que forman lo que conocemos a nivel objetivo o perceptivo como materia.

El empirismo científico ha hecho un verdadero salto cuántico sin pretenderlo, al entrelazar el comportamiento de la naturaleza a escalas espaciales pequeñas, con los  fenómenos de la autotrascendencia mística, descubriendo que al final, después de siglos con caminos divergentes, nunca estuvieron tan separados como creían, las dos representaciones de la realidad han llevado al mismo punto desde diferentes vías, los primeros han necesitado de la  refutación experimental para aceptarlo.

Con la aparición de este nuevo contexto, a la luz de los últimos descubrimientos, también se abren ante nosotros nuevos niveles de conocimiento para explorar y una oportunidad única de trascender nuestro actual estado de desarrollo. Debido a que nuestro nivel de entendimiento y consciencia forma y limita la realidad que nos rodea, todo depende de la perspectiva del observador, aquí en lo local todo es relativo y el único criterio que tenemos, es la información que recibimos a través de nuestras percepciones, pero no olvidemos que éstas son engañosas y limitan enormemente la aprehensión de lo que es realmente verdadero e inmutable.

El nuevo paradigma nos lleva justo al borde de la madriguera, todo lo que ocurra después depende de nosotros.

Si logramos traspasar el umbral nuestra percepción va a transformarse en un flamante despertar, esta nueva visión, va a provocar una respuesta de apoyo desde los niveles superiores de Consciencia y descubriremos que nuestra intención focalizada en conocer lo superior, puede ser el catalizador que nos desconecte finalmente del apego que tenemos a los sentidos.

photo-1445583934509-4ad5ffe6ef08

ARE WE NEUROTIC BY NATURE?

August 25, 2018

The human being to become aware thinks he left behind all his ancestral instincts which made possible the survival of the species, to become rational beings jump from the instinct that is blind and we begin to think. Intelligence appears but conservation impulses still function in our reptilian brain automatically and the price we pay for it is neurosis, a conflict between instinct and reason, aggression is the way to defend ourselves against conflicts, this covert unprocessed aggression is what produces the neurotic conflict.

Repression is the first defensive psychodynamic in neurosis, where all our confrontations remain unresolved, we have repressed the memory but not the feeling that arises from the conflicts we have with our instinctive demands. The symptom that produces the neurosis is formed in substitution of something that has not been able to manifest itself to the conscience, it is a transaction of an unconscious psychic process that achieves its access to the conscience in exchange for deforming itself until it is unrecognizable, everything repressed returns as a neurotic symptom when the repression is not resolved affectively.

The neurosis is hereditary not biologically but psychologically, we transfer to our offspring all our unresolved unconscious conflicts and project upon them our own internal disputes with our most archaic part.

So we coexist with a neurotic socioculture, a reflection of our own inability to understand and sublimate all the struggles that remain permanently active in the interior, between our aggressive and instinctive impulses. Within the neurosis we find the obsessive neurosis, the phobias and the hysteria that is currently called conversion disorder, what differentiates each of them is the predominance of the type of psychic defense, that is, the way in which the intrapsychic conflict is resolved determines the type of emergent neurosis.

Anxiety is a prevalent symptom in all neuroses due to the unconscious containment of instinctual drives we perceive a diffuse anguish from which we can´t identify its origin. Through analytic therapy we can make contact with the psychic defenses that we have used to combat the different instinctual impulses and the different conflicts, by making conscious all this dynamics, we put light to the way in which we defend ourselves from our most primitive part and learn to accept and integrate these impulses, once identified, in a more constructive way for our life.

mitchell-griest-715446-unsplash

AUTOSUGESTIÓN: REPROGRAMAR LA MENTE

August 19, 2018

Nuestra mente que engloba todas nuestras facultades cognitivas existe la mayor parte del tiempo en un estado automático, aunque creamos que guiamos de una forma totalmente consciente nuestros pensamientos y acciones, lo cierto es que nuestra red neuronal base de nuestro sistema cognitivo, está formada de experiencias, emociones e información que hemos registrado previamente en el pasado y que sirve de hoja de ruta para todas nuestras experiencias en el presente. A nivel bioquímico esto se traduce en que los péptidos que existen en nuestro hipotálamo se ensamblan en neuropéptidos específicos que solo hacen que reforzar las rutas de nuestra red neuronal que hemos creado con los años y que sin darnos cuenta de ello consolidan cada día más patrones de repetición.

Esto significa que si queremos cambiar nuestra bioquímica cerebral que es quien genera nuestra identidad debemos cambiar nuestras actitudes y la forma como interactuamos con el mundo.

Si accedemos todos los días a las mismas emociones y actitudes no podremos salir de nuestra programación automática, no tendremos ninguna posibilidad real de cambio o evolución, al no poder controlar la manera en que procesamos nuestros afectos, no somos conscientes de la dependencia química que nos producen nuestras redes neuronales ya estructuradas en el tiempo.

La buena noticia es que poseemos un gran potencial para el cambio en nuestro sistema nervioso debido a la plasticidad, que es la propiedad de crear nuevas conexiones, y esto nos permite generar y crear nuevas rutas neuronales conscientemente con patrones emocionales menos disfuncionales. Una de las formas de crear nuevas realidades en nuestra mente es a través de la autosugestión, que es una técnica donde a través de nuestra intención focalizada en los pensamientos, sentimientos o comportamientos podemos cambiar nuestras rutas neuronales antiguas y modificarlas por rutas neuronales nuevas, operando desde nuestra consciencia en una frecuencia cerebral específica.  El estado “alfa” es un estado de ondas lentas en nuestro cerebro que se consigue a través de la relajación psicofísica y es un estado donde la mente es muy permeable a sugestiones autoinducidas y programaciones mentales positivas.

La autosugestión funciona si realizas un trabajo prolongado de precondicionamiento, es decir, necesitas cada día durante cierto tiempo, reforzar los comportamientos o emociones nuevas a través de afirmaciones o pensamientos muy focalizados en estado alfa, estos pensamientos deben ir acompañados de emociones que representen el objetivo ya conseguido, esto sirve para generar una nueva química cerebral que pueda fijarse a las nuevas rutas neuronales que queremos crear. La intención nos permite focalizar toda nuestra energía mental en algo muy concreto y esto produce como un canal energético donde la  densidad energética es mucho mayor para producir cambios.

A través de la autosugestión además de crear nuevos condicionamientos podemos desactivar emociones, pensamientos disfuncionales y adicciones que siguen en nuestro sistema porque no tenemos control sobre ellos, somos en definitiva adictos a la química cerebral que refuerza cada día más aquello de lo que queremos escapar. La reprogramación mental a través de la autosugestión es una vía que debemos tener muy en cuenta si queremos empezar a diseñar una nueva vida libre de programaciones emocionales del pasado, al no ser realmente conscientes de nuestras limitaciones ni de estar viviendo una existencia reactiva no podemos llegar a crear plenamente nuestro futuro potencial.

heartsickness-428103_1920

DOLOR EMOCIONAL

August 13, 2018

Por dolor emocional entendemos un sufrimiento interno persistente que no cesa provocado por sentimientos negativos intensos que no sabemos cómo resolver, es un aviso de nuestro psiquismo de que existen factores emocionales que no han sido debidamente elaborados y permanecen en nuestro sistema produciendo desorden y dolor. En ocasiones, el resolver una determinada circunstancia en nuestra vida nos puede liberar del dolor emocional, pero la mayoría de veces  es más complejo que cambiar o eliminar un factor estresante, el dolor emocional puede estar relacionado con un sinfín de emociones que no han sido debidamente tramitadas en su momento.

Descubrir que emociones subyacen detrás del dolor emocional es la primera parada que debemos hacer si este pesar no cesa por mucho que cambiemos nuestra conducta o nuestra forma de procesar nuestros pensamientos disfuncionales, entonces debemos incidir en nuestras emociones que seguramente permanecerán bloqueadas y proyectadas fuera de nosotros por no poder asumir su carga afectiva. Generalmente el dolor emocional no está relacionado con una sola emoción concreta, sino que cuando sufrimos afectivamente se disparan un gran número de emociones concatenadas que suelen pasar por el miedo, rabia, odio, autorecriminación, culpa, una amalgama de emociones que una sola circunstancia determinada en nuestra vida puede desencadenar.

Para resolver totalmente el dolor emocional debemos hacer una introspección profunda y honesta de cuáles son las verdaderas emociones involucradas que no podemos tolerar en nuestro sistema, generalmente éstas emociones son las que proyectamos en los demás por eso es tan difícil admitirlas como propias.

Una investigación profunda de lo que sentimos es una vía correcta para poder llegar finalmente a elaborar todas las emociones implicadas en nuestro proceso de aflicción, el dolor emocional puede ser una gran oportunidad para trabajar viejas heridas del pasado que vuelven a actualizarse y poder cerrarlas definitivamente. No debemos subestimar un dolor afectivo que permanece en el tiempo porque puede ser semilla de futuros trastornos psicológicos, si no podemos a través de nuestro propio autoanálisis localizar los focos emocionales conflictivos internos, necesitamos buscar ayuda especializada que nos ayude a conectar con las emociones reprimidas que tanto nos cuesta asimilar. Debemos poder ver el dolor emocional como una gran ocasión para restaurar todo nuestro sistema afectivo que seguramente contiene aún muchas emociones soterradas del pasado y que ahora pueden a través de nuestro pesar ser finalmente reconocidas.

annie-spratt-282809

OBJECT RELATIONS

July 25, 2018

The concept of object relations is used in psychoanalysis to describe the way a subject relates to his world, this relationship being the result of the way his personality is structured, as well as the fantasies placed on the objects and their main psychic defenses. The baby is a psychologically undifferentiated organism that will gradually differentiate itself from its environment through maturation and development, the psychoanalyst Melanie Klein emphasizes that it is the bonds and not the drives as biological forces that produce mental development, where the connection of the mother with the child enables the intrapsychic structures that are derived from the internalization of that bond to be formed.

The functions of self-preservation mark the first object of sexuality for the child: the mother’s breast, later he learns to love other people who help him and satisfy his needs, this love is formed on the model and as an extension of relationships with mother.

This emotional pattern is what will guide the choice of a person as an object of love after puberty, which is produced by relying on the imagos of the parental figures, understanding by imago the idealized distortion of a person or an object. We see that the patterns of correspondence that we have displayed in our early childhood are what define the way we will link with others for the rest of our lives and is the essence of our personality. If the mother allows the child to express his true Self interacting with it, it can develop its full potential free from having to accommodate the wishes or needs of the mother. This child, growing up with his well-configured psychic structure, will be able to freely choose his relationships without having to adapt them to unconscious relational patterns of his first stages of life.

kristina-flour-185592-unsplash

MENTE Y PLACEBO

July 9, 2018

La fe mueve montañas hablar de placebo es hablar de creencias pero ¿Qué tienen que ver las expectativas en la mejoría del dolor o  la curación de una enfermedad? Sabemos que las expectativas y el condicionamiento a partir de experiencias pasadas modelan nuestra experiencia de dolor. El hecho de creer o pensar que cierto tratamiento cura una enfermedad puede instar al cerebro a recurrir a su propia “ farmacia “ inundando el sistema nervioso de neurotransmisores y hormonas medicinales, así funciona realmente el efecto placebo, de hecho todos los estudios farmacológicos deben competir y superar el efecto placebo para poder ser considerados exitosos. El efecto placebo se genera en nuestro sistema a través de las expectativas que se procesan en la corteza prefrontal y en otras áreas corticales y envían señales hasta el tronco cerebral para que se liberen sustancias neuroquímicas, como los opioides, para que contrarresten las señales de dolor que viajan hacia el cerebro.

Es un efecto real que acontece en nuestro cerebro y que nuestra mente pone en marcha a través de lo que esperamos que suceda, las neuroimágenes cerebrales confirman lo que ocurre realmente en nuestro cerebro, cuando el mecanismo de la fe está actuando, estamos hablando de ciencia, de sustancias que viajan por todo el cuerpo para evitar sentir dolor o desarrollar una enfermedad, solo por el poder de una expectativa.

Esta realidad debería hacer plantearnos muchas preguntas sobre la fuerza y la naturaleza de la intención y sobre la interconexión existente entre mente y cuerpo. Debemos considerar que este poder no solo se limitaría a nuestra salud sino que el mecanismo del placebo podría expresarse en todas las áreas de nuestra vida debido a que se manifiesta a través de nuestra intención. Solo es necesario que pongamos toda nuestra energía donde queramos que se manifieste algo concreto, el hecho de esperar sin dudas un resultado positivo, hace que las probabilidades de que se materialice el desenlace esperado en nuestra realidad aumente exponencialmente.

Pero este fenómeno también tiene su contrapartida, en la naturaleza siempre existen las dos caras de la misma moneda, me refiero al efecto nocebo, que a diferencia del efecto placebo, produce consecuencias negativas en nuestro sistema. El hecho de esperar un resultado desfavorable sobre nuestra salud o estar focalizados todo el día en pensamientos nocivos, la zona asociada con la memoria y la ansiedad en nuestro cerebro,  desencadena  una respuesta de dolor en nuestro organismo.

Es por tanto fundamental que aprendamos a intervenir en nuestros procesos mentales, evitando que estén en piloto automático la mayor parte del día, con pensamientos negativos y que controlemos nuestras emociones más disfuncionales, nosotros tenemos la capacidad de dirigir nuestra vida, incluso en los niveles más sutiles de nuestro sistema, como nos demuestra el efecto placebo. Nuestra intención se comporta como un láser de precisión que afecta sin error alguno donde se enfoca, si incrementamos las expectativas positivas en nuestro día a día, seremos testigos como nuestra realidad se transforma debido a que nuestro cerebro así lo cree.

maaike-nienhuis-563075-unsplash

EL SUFRIMIENTO PSICOLÓGICO NO ES UNA ENFERMEDAD CEREBRAL

June 14, 2018

Existen multitud de enfermedades mentales diagnosticadas pero sentirnos tristes por un periodo de tiempo no es sinónimo de enfermedad cerebral, la vida conlleva tener que enfrentar multitud de vicisitudes pero estamos dotados con mecanismos de supervivencia para superar el dolor y el sufrimiento. A través de la neuroplasticidad nuestro cerebro tiene la capacidad de cambiarse y regenerarse a partir de la interacción con el medio ambiente, esto es posible gracias a las nuevas conexiones neuronales que se forman, al modificar el contexto anterior y desechando lo que no es funcional a través del desaprendizaje.

En la actualidad una variedad de experiencias humanas normales, son etiquetadas como “ trastornos” y esto motiva que para cada dificultad vital se prescriban medicamentos, el DSM-V ha introducido nuevas entidades diagnósticas como comer demasiado, las compras compulsivas, perturbaciones del estado de ánimo, disforia premenstrual y la depresión relacionada con el duelo por poner algunos ejemplos.

Las pérdidas son una fase en la vida de aflicción normal donde se puede desencadenar un estado depresivo transitorio y son comúnmente sobremedicadas, la depresión es descrita por la medicina como un desequilibrio químico espontáneo en el cerebro producido por bajos niveles de serotonina o una falta natural de alguna otra sustancia química, dejando totalmente al margen que pasa o ha pasado en la vida de esa persona.

Esta manera reduccionista biológica de enfocar el dolor olvida incidir en el foco o el origen del problema, solo se centra en mirar que ocurre en nuestros cerebros pero olvida que procesos se están experimentando paralelamente en nuestras almas y quizás sean éstos, la fuente principal de todos los trastornos etiquetados, como reacción natural a las circunstancias que están aconteciendo o han sucedido en nuestras vidas. Los síntomas  son solo avisos de un problema más profundo y debemos enfocarnos en esos problemas si queremos una curación total  de nuestro pesar, por lo tanto, los recursos que utilicemos para restaurar el equilibrio perdido en nuestro sistema serán de vital importancia a la hora de minimizar el daño.

La terapia por medio de medicamentos ha sido la terapia convencional de elección en el campo de la psiquiatría casi desde sus inicios, pero los antidepresivos tienen muchos efectos secundarios que la gente desconoce y debería saber. Cuando el cerebro ha sufrido de adaptación compensatoria al medicamento, el cerebro opera de una manera que es diferente a la normal, tanto cuantitativamente como cualitativamente, esto quiere decir que se pueden formar nuevos trastornos psíquicos asociados que antes de tomar la medicación no teníamos como: episodios maníacos, disfunción sexual, violencia o suicidio. De ahí la gran importancia que tiene el elegir el tratamiento adecuado para nuestro dolor psíquico, donde hoy en día para casi cualquier problema emocional tomamos una pastilla, si estamos deprimidos o ansiosos, no somos una máquina con piezas defectuosas, solo necesitamos prestar atención a nuestras necesidades y sentimientos insatisfechos, y encontrar una conexión profunda con las cosas que realmente nos van a producir bienestar y felicidad.

Buscar el origen de la depresión y tratarlo es el método más seguro y eficaz para restaurar la estabilidad en nuestro sistema, a través de la terapia analítica o el propio autoanálisis podemos resolver nuestros problemas psicológicos penetrando en nuestro mundo interno y subjetivo, logrando modificar patrones de conducta y estilos de funcionamiento cognitivo disfuncionales. Salvo depresiones severas que deben ser medicadas debido a la gran resistencia que presentan a la curación, la conexión y enfrentamiento con la fuente de nuestro pesar, nos garantiza una resolución total en el tiempo, de todas nuestras aflicciones y una liberación de los síntomas patológicos que debilitaban nuestra energía vital.

adult-beach-black-dress-220452

TRAUMA Y RESILIENCIA

June 4, 2018

Todos experimentamos en nuestro devenir diario innumerables contingencias algunas de ellas muy desafiantes que pondrán a prueba nuestra integridad psíquica, la aptitud que poseemos para formar nuevos recursos internos que nos ayudan a superar estas situaciones límite se llama resiliencia.

Ante circunstancias realmente traumáticas necesitamos de un gran esfuerzo de adaptación para poder salir indemnes de ellas, esta capacidad de superación no es innata, no está programada en nuestros genes como el instinto de supervivencia, sin embargo la podemos desarrollar a lo largo de nuestra vida.

Tenemos un potencial transformador en nuestro interior que nos dota para la creación de condiciones psíquicas nuevas, con las cuales poder enfrentarnos con éxito ante situaciones traumáticas que sobrepasen nuestra capacidad de actuación.

El mecanismo neurobiológico implicado en la resiliencia es la plasticidad neuronal que permite la adaptación de las funciones cerebrales frente al estrés y nos permite enfrentar el caos, el desarrollo resiliente es algo más que superar momentos adversos, se trata de reconfigurar esquemas internos eficaces, de construir recursos nuevos psíquicos que antes no poseíamos que nos permitirán afrontar el dolor y las pérdidas.

Para desarrollar resiliencia y  poder sobrevivir a las experiencias devastadoras necesitamos transformar todo el daño contraído, en una fuerza productiva que nos impulse a  rebrotar de nuevo, fortalecidos no disminuidos de toda la aflicción que hemos vivido.

Simbolizado por la metamorfosis que experimenta el ave fénix resurgiendo de sus propias cenizas, vemos como sí es posible volver a concebirnos con más fuerza a pesar del trauma.

En este proceso es de vital importancia contar con un vínculo afectivo que nos ampare o una conexión significativa puede ser suficiente para poder manejar las demandas desbordantes tanto externas como internas, la ayuda terapéutica puede proporcionar el soporte necesario que se precisa en estos casos, impulsando la reconstrucción de nuestro comportamiento vital y la curación de las heridas.

Las crisis que debemos enfrentar representan un riesgo para nuestra integridad pero también implican una oportunidad de crecimiento y desarrollo.

Todos podemos desafiar nuestras limitaciones ya que poseemos un gran potencial evolutivo en nuestro interior, el dolor nos insta a ir más allá de nuestros condicionamientos y nos empuja a descubrir que poseemos la capacidad necesaria en nuestro interior para rescatarnos de la desolación y la destrucción que pueden sobrevenir en nuestras vida.

Una vez descubierto este magnífico potencial que llevamos dentro, solo nos queda un paso más por recorrer que es aprender a confiar en nuestros recursos internos poniendo toda nuestra intención y energía en desbloquear nuestras creencias limitantes. La mayoría de este tipo de contenido mental es inconsciente, pero tiene una gran influencia en nuestras conversaciones internas y puede llegar a ser una gran resistencia para que los resortes internos de superación puedan activarse.

eyes-green-eyes-hat-25760

LA CULPA: ESA INCÓMODA EMOCIÓN

May 21, 2018

La culpa es uno de los sentimientos más desoladores que podemos experimentar en nuestro devenir, por esta razón es una de las emociones más reprimidas dentro de nuestro sistema psíquico, generalmente subyace detrás de la ira y de la agresividad.

El odio que profesamos hacia fuera y que siempre sentimos justificado, tiene un componente muy alto de culpa interna, debido a la  intensa carga emocional que conlleva, nos produce mucha angustia reconocerla  y necesitamos proyectarla hacia el exterior para garantizar nuestro equilibrio psíquico. La culpa es un comportamiento aprendido que proviene de la educación recibida de nuestros progenitores, la cual se fundamenta en las normas de la sociedad y la religión, estas creencias y dogmas son introyectados desde nuestra tierna infancia en nuestro sistema de valores. Este sentimiento inculpatorio que hemos heredado de nuestro ambiente familiar se enlaza con un sentimiento totalmente inconsciente de culpa interna que se elaboró cuando éramos muy pequeños, al destruir u odiar los objetos internos, cuando no recibíamos la gratificación o la atención que necesitábamos.

La culpabilidad se utiliza para manipular y castigar, produciendo en nuestro sistema emocional efectos devastadores que se manifiestan en la forma de remordimiento, autorecriminación, masoquismo y finalmente en la forma pasiva del sentimiento de víctima. No solemos entender que nuestros errores y elecciones son la consecuencia natural del aprendizaje, por lo tanto inevitables, al no poder tramitar ni asimilar este angustioso sentimiento de culpabilidad, como mecanismo defensivo, nuestro yo lo transforma en odio y victimismo proyectando la culpa fuera de nosotros, así se consigue mantener el conflicto reprimido en lugar de tomar consciencia y responsabilizarse por él. Existe, por lo tanto, en nuestro psiquismo la necesidad de encontrar un enemigo expiatorio, en el mundo siempre existe alguien o algo contra lo que luchar, así externalizamos nuestra culpa para poder seguir funcionando. La forma activa de la autorecriminación es la proyección, en su forma pasiva la culpa toma la forma de víctimismo de la cual nuestro ego se nutre en forma de energía negativa.

Al no poder tomar contacto con la verdadera naturaleza de la emoción esto nos aleja de todo lo positivo que la culpa puede hacer por nosotros, que es ayudarnos a desarrollar humildad y aceptación de nuestras limitaciones, además de ser una gran herramienta de aprendizaje. La sensación de fracaso que nos provoca puede socavar gravemente nuestra autoestima, al despertar la desaprobación de las figuras parentales interiorizadas, por eso generalmente intentamos huir de este sentimiento que nos empequeñece y nos hace sufrir enormemente. Desde la cuna hemos aprendido que la culpa es un instrumento para controlar a los demás, la sociedad en la que vivimos también la emplea para acusar y buscar sin cesar a quién incriminar, si no sabemos tramitar adecuadamente nuestros sentimientos de culpa estamos indefensos, primero ante nosotros mismos y segundo ante nuestra comunidad, que se sirve de esta vulnerabilidad interna del ser humano para manipular sin encontrar resistencia alguna.

danielle-macinnes-657626-unsplash

RESISTENCIA AL CAMBIO

May 13, 2018

El cambio requiere siempre enfrentarnos a lo nuevo, nuestro organismo gasta mucha energía en mantenernos a salvo y seguros, incluso de nuestros propios conflictos internos, generados en diferentes instancias de nuestra mente, por lo tanto aunque sea algo deseado, el cambio siempre genera incertidumbre y esto no le gusta a nuestra psíque que intentara defenderse de ella, generalmente de una forma inconsciente. Este mecanismo también lo vemos reflejado en el transcurso de algunos tratamientos analíticos produciéndose una reacción terapéutica negativa y que consiste en un tipo de resistencia a la curación que resulta difícil de superar. El problema surge cuando se va a conseguir un progreso o mejoría, el paciente se empeora, aquí vemos como los resortes defensivos psíquicos impiden el avance, donde la proliferación de los síntomas se explica por el retorno de lo reprimido. Esta reacción negativa es una exacerbación de la sintomatología en ausencia de factores externos y puede presentarse de distintos modos, unas veces como exacerbación de la sintomatología física, otros como aumento de la sintomatología psíquica o de los conflictos caracterológicos. Las personalidades narcisistas son los que más suelen presentar este tipo de reacción, las personas con neurosis narcisista carecen según Freud de la facultad de transferencia, estos sujetos rechazan la intervención del terapeuta pero no con hostilidad sino con indiferencia. Parece que el paciente prefiere en cada etapa del tratamiento analítico, la persistencia del sufrimiento que padece, a su curación o mejoría, esta es una forma particularmente intensa de resistencia inconsciente al cambio, durante el tratamiento, luego de un progreso frente a lo nuevo en el ámbito del análisis. Toda resolución parcial de la patología debería tener como consecuencia, lo que es normal en otros pacientes, una mejoría o una desaparición de los síntomas. Esta fuerza inconsciente que se resiste al tratamiento nos muestra el enorme poder que poseen los estamentos mentales reprimidos que no han logrado acceder a la consciencia. La reacción terapéutica negativa es una de las circunstancias más desafiantes para un analista que deberá utilizar todo su arsenal terapéutico para desactivar y desarmar una mente que se resiste con energía a reestructurarse para sanar. Si estos resortes defensivos aparecen con tanta fuerza incluso cuando queremos curarnos de alguna disfunción, podemos imaginar que ocurrirá cuando debamos enfrentarnos a cambios estructurales en nuestra vida: que siempre habrá una fuerza inconsciente en nuestro interior que se resista a ellos. Debido a esta dinámica es tan difícil a veces conseguir que los cambios propuestos se puedan consolidar, solo el conocimiento de estos mecanismos defensivos de nuestra mente y su funcionamiento, nos puede garantizar el poder identificarlos y neutralizarlos.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background