Reflexiones sexología

Loading
loading..
toa-heftiba-84798

THE DEVELOPMENT OF LIBIDO

November 29, 2017

Our libidinous energy is formed as we acquire years of life and assimilating in our psyche all the physical laws that define our possibilities of development. It regulates all our instinctive activity that has for its object the attainment of pleasure and follows an evolution from birth until your complete emotional development. The libido progresses in stages and is the psychic aspect of our instinctual sexual instinct, when this psychic aspect becomes conscious, it ceases to be instinctive and unconscious. This energy that is born of the instincts is expressed through reason, therefore, it manifests itself between the beast and our judgment, distorted by our aggressive instincts producing a conflict of difficult solution. This collision in our minds of two opposing forces, on the one hand the compulsive manifestation of our instincts and on the other our intellect, leads us irremissibly to neurosis. When we feel totally rational beings we think that our instincts have no strength in our psyche, but we are wrong, we continue to drag them and they are one of the main sufferings and challenges that we have to face, the automatic and unconscious processes govern most of our lives although we dislike it enormously to admit it. The current evolutionary stage of the human psyche lives in this condition, in a failed attempt to control the internal, we see it expressed in a sick socio-culture that reflects the true reality of the individual psychic state. The cortical part of our brain where our reasoning lives should eventually be able to predominate totally over the most visceral, this is a challenge for the evolution of our species. Consciousness emerged as a spark in nature more instinctive, we must believe that its power of transformation will lead our minds, to acquire the necessary lucidity, to protect in the near future, our race of ambivalence that still persists between the beast and the reason.

nicolas-ladino-silva-273175

PARAPHILIA

November 9, 2017

Paraphilia is when the excitement and sexual gratification of the person depend exclusively on the recurrent fantasy or realization of a special and unusual act, that becomes the main focus of sexual behavior, paraphilias are atypical variations of sexuality that constitute a sexual compulsion or an addiction. It usually has its beginning in childhood and puberty although it manifests later, the person who really suffers from this disorder is constantly assaulted by the need to satisfy his sexual desire, even though this interferes with his daily life, ignoring in many cases other responsibilities. Psychoanalytic theory considers that behavioral disorders are symbolic expressions of unconscious inner conflicts that generally go back to childhood. The libidinization of anxiety, guilt and suffering is a defense method characteristic of paraphilia, there is a compulsion to repeat without ceasing a pattern of sexual behavior, where the source of pleasure is displaced outside the sexual relationship and is obtained from some other activity or object. The most common paraphilias are: transvestism, fetishism, sexual sadism, exhibitionism, pedophilia, sexual victimizers, as well as many lesser known ones, it is very difficult to treat this disorder because people with paraphilias do not normally seek treatment, their behavior is a source of pleasure and encourages them to continue with this practice. The method used by the therapist to achieve his cure is often in vain, since there is no motivation in the subject to change their behavior, in adittion, the victimizers do not feel responsible for their actions because they say they are unable to control their impulses. Faced with this sad reality finding a solution to behaviors such as sadism and pedophilia becomes extremely complex, practices that unfortunately generate many victims, and as a society,  we should try to combine our efforts to eradicate them.

matheus-ferrero-173415

SELF-BLAME ON SEXUAL DYSFUNCTION

October 28, 2017

There are innumerable prejudices and beliefs about sex that have determined many repressive and psychopathological behaviors, and have caused great suffering because of the dysfunctional way of approaching relationships. It is important to understand how we were introduced to our sexual awakening and what kind of messages we received in our family environment when we grew up, sexual maturity is a process and it is vital to know what factors were the ones that accompanied our evolution from the beginning to understand what we are now. If in the present we suffer some sexual dysfunction, it is certain that to a lesser or greater extent we are immersed in a feeling of guilt, that only makes more aggravate the situation in which we are. Guilt is the first thing we must work when we want to overcome a sexual dysfunction, it is immobilizing and a loss of psychic energy, it is a feeling that is not going to produce any positive change by itself. This feeling of failure keeps us in a permanent state of anxiety before sexual interaction, creating the breeding ground to chronify the disorder we suffer. The first step to begin to overcome sexual dysfunctions is to completely eradicate the sense of guilt that torments us, we must work to restore our self-esteem that has been diminished due to the feelings of inadequacy that we suffer. We must seek the appropriate therapeutic help to begin to implement the techniques and exercises that are convenient for our particular dysfunction. Mobilizing to find a solution gives us back the power to restore enjoyment in our sex life, but guilt is an emotion that blocks and greatly interferes with the healing process. Focusing our intention on how to overcome the problem deviates us from victimizing attitudes that the only thing that contribute is to keep us in a recurrent circle with no exit.

jude-beck-222790

SEXO DESPUÉS DE ABUSOS

June 25, 2017

Lo primero que acompaña al adulto que ha sido abusado sexualmente en la infancia es un sufrimiento intenso que no cesa, el abuso se intenta reprimir pero desde las sombras el incidente dirige la vida psíquica y sexual sin tregua. El suceso no tiene solo el efecto devastador del hecho en sí sino que además debe lidiarse con el sentimiento de culpa irreparable del cómplice, éste sentimiento sobreviene al sentir que no se mostró ninguna resistencia al ser tan niño y se instaura el silencio, al no poder hablar de ello debido a los sentimientos de culpabilidad presentes. No poder tramitar adecuadamente estas emociones dejará una herida en carne viva difícil de cicatrizar. En completo aislamiento el niño crece y el adulto sufrirá todas las consecuencias del horror del recuerdo que le conduce a la incapacidad del disfrute sexual, sintiendo que la elección del deseo conduce inevitablemente al pánico de la violencia, de hecho se desea el no deseo del otro. En el caso de mujeres abusadas su relación con el sexo es muy compleja, debido al trauma que arrastran, su autoimagen se encuentra muy depreciada, ya no se sienten ellas mismas ni tampoco ante la mirada de los otros. No soportan percibir que los hombres las desean por lo que tratan de no gustarles buscando la invisibilidad o pueden ir al otro extremo y mostrase siempre disponibles a los deseos de los demás al sentirse culpables por su violación. El rencor y el odio que se puede sentir después de una experiencia tan devastadora puede impedir que se tenga contacto con los sentimientos de culpa que permanecen en estratos más soterrados de la psique. Comprender  el significado de la culpa será el primer paso liberador para encaminar la recuperación de la experiencia y debe ser con ayuda terapéutica especializada en abusos o maltrato. El objetivo de la cura será ayudar a reconfigurar de nuevo las partes que quedaron dañadas en la mente, trasformando las emociones disfuncionales a la luz de un nuevo contexto, de un nuevo entendimiento, en emociones constructivas, que nos permitan trascender la experiencia con el menor coste personal posible.

camila-cordeiro-242255

ESTRÉS Y SEXUALIDAD

May 1, 2017

Una de las graves consecuencias que produce el estrés en nuestro organismo es la      inhibición del deseo sexual, no nos damos cuenta de esta disminución de la libido hasta que sus niveles no han caído drásticamente. Al no poder hacer una desconexión de los problemas cotidianos, la entrega que demanda el acto sexual es prácticamente imposible, instaurándose el temor a no cumplir con las expectativas propias o del otro. El estrés aumenta los niveles de cortisol, lo que impide la producción de hormonas como progesterona y testosterona, su consecuencia es la reducción del deseo sexual. Con el estrés nos hemos alejado del tiempo para el goce, pero el sexo en sí mismo también puede ser una fuente de estrés, el miedo a fallar provoca la activación de la hormona tiroxina en nuestra circulación que a partir de cierto nivel frena la sexualidad. El placer es enemigo de los estados de ansiedad, el primer paso sería combatir las circunstancias que provocan que nuestro sistema esté fuera de control. A veces erradicar los factores estresantes en nuestra vida es prácticamente imposible, entonces debemos buscar la manera de desarrollar nuevas estrategias de afrontamiento para poder pasar por las etapas estresantes  con el menor coste posible. Si no podemos reducir de ninguna manera el impacto negativo, entonces es necesario buscar ayuda profesional, con la terapia analítica aprendemos a conocer como funciona nuestra dinámica mental y como podemos controlar, todos los mecanismos defensivos que se desencadenan cuando somos víctimas del estrés. La ansiedad es el primer síntoma que se instaura y que provoca que toda nuestra bioquímica se desequilibre, ocasionando multitud de patologías incluyendo que nuestra capacidad para disfrutar del sexo se vea gravemente perturbada. Si el estrés que vivimos en nuestra vida nos desborda no esperemos en buscar ayuda, movilicémonos lo antes posible para evitar que las secuelas físicas y psíquicas con el tiempo debiliten peligrosamente nuestro organismo.

d6hk46h8e3s-mercstoic

LAS PARAFILIAS

March 18, 2017

Hablamos de parafilia cuando la excitación y la gratificación sexual de la persona dependen exclusivamente de la fantasía recurrente o realización de un acto especial e insólito que se convierte en el foco principal de la conducta sexual. Las parafilias son variaciones atípicas de la sexualidad que constituyen una compulsión sexual o una adicción. Suele tener su comienzo en la infancia y pubertad aunque se manifiesta mas tardíamente, la persona que realmente sufre este trastorno se ve asaltada constantemente por la necesidad de satisfacer su deseo sexual, incluso aunque esto interfiera en su vida diaria, despreocupándose en muchos casos de otras responsabilidades. La teoría psicoanalítica considera que los trastornos de comportamiento son expresiones simbólicas de conflictos internos inconscientes que en general se remontan a la infancia. La libidinización de la ansiedad, la culpa y el sufrimiento es un método de defensa característico de las parafílias, hay una compulsión a repetir sin cesar un patrón de comportamiento sexual donde la fuente del placer se encuentra desplazada fuera de la relación sexual y se obtiene de alguna otra actividad u objeto. Las parafilias más comunes son: travestismo, fetichismo, sadismo sexual, exhibicionismo, pedofilia, victimizadores sexuales, además de muchas otras menos conocidas. Es muy difícil tratar este trastorno debido a que las personas con parafilias normalmente no buscan tratamiento, su conducta es una fuente de placer y los anima a continuar con esta práctica. El método que lleva a cabo el terapeuta para conseguir su curación muchas veces es en vano, puesto que no existe ninguna motivación en el sujeto para cambiar su conducta, además los victimizadores no se sienten responsables de sus actos ya que aseguran que son incapaces de controlar sus impulsos. Ante esta triste realidad encontrar solución a comportamientos como el sadismo y la pedofilia se convierte en algo sumamente complejo, prácticas que desgraciadamente generan muchas víctimas y como sociedad deberíamos intentar aunar nuestros esfuerzos para erradicarlas.

j4w9zdfqqcw-aricka-lewis

EL TRASTORNO POR AVERSIÓN AL SEXO

February 12, 2017

La aversión sexual es una conducta caracterizada por el rechazo extremo y persistente hacia el contacto genital con otra persona, la mayoría de las personas que padecen este trastorno son mujeres. La aversión se puede centrar en algún aspecto particular del sexo o mostrar repulsión por todos los estímulos de tipo sexual. El factor más importante a tener en cuenta en esta disfunción es la ansiedad, cuando se tiene trastorno de angustia, la causa de la aversión o fobia podría ser la inquietud ante la posibilidad de presentar una crisis de ansiedad durante las conductas sexuales. La intensidad de la reacción frente al estímulo aversivo puede ir desde una ansiedad moderada con ausencia de placer hasta un malestar psicológico extremo. Hay factores desencadenantes que son comunes en todas las disfunciones sexuales como una educación moral y religiosa estricta o experiencias traumáticas en la infancia. Haber tenido episodios de dolor durante el coito puede desencadenar fobia o aversión al contacto sexual, con intensas reacciones corporales como sudoración intensa y aumento de la frecuencia cardíaca entre otras. Quienes padecen esta disfunción tienen muchas dificultades para establecer relaciones sentimentales duraderas y es necesario empezar un tratamiento adecuado para superar el estrés que produce el contacto íntimo. La terapia analítica es muy eficaz para localizar el origen de la disfunción e identificar los pensamientos disfuncionales asociados al problema, conjuntamente se emplea la desensibilización sistemática que sería un enfrentamiento progresivo a la situación que provoca el rechazo. Existen herramientas muy útiles dentro de la terapia para conseguir que el sufrimiento que provoca esta incapacidad para tener contacto se supere para siempre.

photo-1474406988388-4d3ae9708643

LA CULPA EN LAS DISFUNCIONES SEXUALES

January 28, 2017

Existen innumerables prejuicios y creencias sobre el sexo que han determinado muchas conductas represivas y psicopatológicas y han ocasionado un gran sufrimiento debido a la manera disfuncional de abordar las relaciones. Es importante entender como fuimos introducidos a nuestro despertar sexual y que tipo de mensajes recibimos en nuestro entorno familiar cuando fuimos creciendo, la madurez sexual es un proceso y es vital conocer que factores fueron los que acompañaron nuestra evolución desde el principio para entender lo que somos ahora. Si en el presente padecemos alguna disfunción sexual  es seguro que en menor o mayor grado estemos inmersos en un sentimiento de culpabilidad que solo hace que agravar más la situación en la que nos encontramos. La culpa es lo primero que debemos trabajar cuando queremos superar una disfunción sexual, es inmovilizante y una pérdida de energía psíquica, es un sentimiento que no va a producir ningún cambio positivo por si mismo. Esta sensación de fracaso nos mantiene en un estado permanente de ansiedad ante la interacción sexual, creando el terreno fértil para que se cronifique el trastorno que padecemos. El primer paso a dar para empezar a superar las disfunciones sexuales es erradicar por completo el sentido de culpa que nos atormenta, debemos trabajar en restaurar nuestra autoestima que ha sido mermada debido a los sentimientos de insuficiencia que padecemos. Debemos buscar la ayuda terapéutica adecuada para empezar a implementar las técnicas y ejercicios que sean convenientes para nuestra disfunción particular. Movilizarnos para encontrar una solución nos devuelve de nuevo el poder para restaurar el goce en nuestra vida sexual, la culpa sin embargo es una emoción que bloquea e interfiere enormemente el proceso curativo. Focalizando nuestra intención en como superar el problema nos desvía de actitudes victimizadoras que lo único que aportan es mantenernos en un circulo recurrente sin salida

2mcwkcplzko-rowan-chestnut

LA MANIOBRA DEL PUENTE

January 14, 2017

La maniobra del puente es una técnica específica utilizada en sexoterapia para facilitar el orgasmo femenino durante el coito. La frigidez coital no es algo patológico, el promedio de las mujeres necesita estimulación directa y constante en el clítoris para alcanzar el orgasmo. El reflejo del orgasmo en la mujer se manifiesta en las contracciones de los músculos que rodean a la vagina, sin embargo este reflejo se pone en marcha al estimular la zona del clítoris. Los movimientos del pene en la vagina generan estimulación indirecta en el clítoris y suelen ser insuficientes para generar el reflejo del orgasmo. La maniobra del puente consiste en estimular el clítoris durante el coito, solo hasta el momento inmediatamente anterior al orgasmo y luego permitir que solo los movimientos del pene en la vagina pongan en funcionamiento el reflejo del orgasmo. Al repetir esta técnica en cada relación sexual se va creando progresivamente un puente entre el estímulo del clítoris y el coito. Practicar esta técnica produce resultados debido a que aprendemos una nueva respuesta sexual y esto es posible porque el reflejo del orgasmo se encuentra bajo el control de la voluntad. Al practicar esta técnica, al principio se puede inhibir la respuesta orgásmica en el momento de interrumpir la estimulación del clítoris, esto es normal debido a que estamos comenzando a crear una asociación entre la estimulación del clítoris y el coito. Conjuntamente con esta técnica es recomendable seguir un tratamiento psicoterapéutico para reducir los niveles de ansiedad que son la causa primaria para la mayoría de las disfunciones sexuales o problemas de anorgásmia en la mujer. La reestructuración cognitiva es de vital importancia para erradicar los esquemas y creencias disfuncionales que albergamos sobre el sexo. La actitudes negativas deben transformarse para poder experimentar una conducta sexual espontánea y libre.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background