Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

EL INCONSCIENTE HOY

La consciencia supone evolutivamente una variación cualitativa en la forma de procesar la información en nuestro cerebro y se produce por un salto progresivo de nuestro sistema nervioso. El procesamiento inconsciente es anterior a la consciencia tanto filogenéticamente como ontogenéticamente, nuestra mente ha evolucionado hacia la consciencia para de esta forma poder aumentar nuestra capacidad adaptativa frente al medio.

Hemos logrado un alto grado de abstracción que ha permitido a los seres humanos la configuración de una identidad personal, la consciencia es una vivencia subjetiva un conocimiento experiencial de nosotros mismos y del mundo que nos rodea, pero tiene una capacidad de procesamiento muy limitada. Al contrario que el procesamiento inconsciente, donde nuestra mente es capaz de procesar una cantidad infinitamente mayor de información e incluso, si es necesario, lo hace organizándola en unidades con significado para que pueda ser utilizada por la consciencia. El inconsciente procesa en paralelo, procesa mucha información simultáneamente, ejecuta más tareas y es mucho más rápido en cambio la consciencia procesa secuencialmente.

Nuestras emociones son el puente entre estos dos sistemas y están hechas para ser experimentadas conscientemente, son totalmente subjetivas.

Pero el procesamiento de un estímulo, tanto externo como interno comienza con un análisis inconsciente del mismo, por lo tanto no podemos evitar sentir lo que sentimos, pero si intentar controlar su expresión y la ideación que la ha puesto en marcha. Las emociones están relacionadas con el cuerpo y nos dan información, siempre producen cambios corporales aunque a veces no sepamos identificarlos, es de suma importancia que entendamos que la activación inconsciente de las emociones no está bajo nuestro control.

Hoy en día con las investigaciones del cerebro en el ámbito de las neurociencias la gran mayoría de investigadores descartan el pensamiento consciente como el principal motor de nuestra conducta. Así a la luz de los nuevos descubrimientos desde el paradigma científico podemos afirmar que los fenómenos inconscientes si producen una repercusión duradera sobre nuestro comportamiento y pueden provocar en nuestra vida anímica las mas diversas consecuencias.