Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

EL NARCISISMO

El narcisismo se origina en el niño pequeño que se toma a sí mismo como objeto de amor antes de elegir sus objetos externos, tal estado de autoenamoramiento, conlleva a la creencia en el niño de la omnipotencia de sus pensamientos que están llenos de deseos desmesurados y cuya satisfacción sofoca la dolorosa sensación de carencia.

El desarrollo posterior de este tipo de comportamiento expresará una sobrevalorización o idealización del Yo lo que provocará una actitud de desprecio y desvalorización de las demás personas.

Este sentimiento de superioridad viene dado por la introyección de lo bueno y grandioso pudiendo generar una actitud de autoridad que no ha sido ganada por el logro personal viviendo esta superioridad como un derecho omnipotente, la evolución de este rasgo de autoridad exagerada si no se corrige puede conducir a conductas psicóticas ya que la grandiosidad interior es esencialmente delirante. El egoísmo unido a la vanidad conducen a expectativas exageradas donde la persona se siente constantemente contrariada por no haber sido tratada como “ especial” por lo tanto son sujetos muy sensibles a la crítica o a la frustración.

Encontramos en el núcleo del trastorno narcisista de la personalidad configuraciones básicas y arcaicas de patrones del mundo animal como la supervivencia y la ganancia ambas motivadas por el miedo, este temor a la pérdida de la propia identidad hace que el yo se resista y se convierta en el centro de todos los esfuerzos.

En estos niveles de configuración psíquica el yo aprende a sacar satisfacción y energía incluso de los estados mentales negativos pudiendo aferrarse al papel de víctima. El posicionamiento egocéntrico de los narcisistas los hace carentes de empatía no se identifican con los sentimientos y las necesidades de los demás e incluso pueden aprovecharse de los otros para sus propios intereses o metas, solo cuando el egoísmo y el egocentrismo disminuyen como motivadores básicos,  la capacidad para interesarse por la felicidad y el bienestar de los demás puede desarrollarse y el nivel de integridad logra incrementarse.