Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

ESTRATEGIAS EFECTIVAS DE AFRONTAMIENTO PARA COVID-19

Nuestra vida ha cambiado radicalmente en muy poco tiempo donde cada día somos confrontados con una realidad desafiante e incierta. Sabemos que cuanto antes aceptemos la situación antes podremos incorporarnos sin muchas secuelas, al desempeño habitual de nuestras actividades diarias e incluso podremos dar la bienvenida a nuevas oportunidades.

Pero para muchas personas los desafíos van a ser insalvables y esto va a ocasionar que las nuevas oportunidades no puedan materializarse, debido a que la situación actual les coge a contrapelo y no van a poder afrontar tantos cambios en tan poco tiempo.

En este caso es fundamental conocer estrategias de afrontamiento que nos ayuden, cuando nuestra capacidad para enfrentar las adversidades esté debilitada, a mitigar los efectos destructivos de demandas excesivas en nuestro entorno.

Estas estrategias nos van a ayudar a aumentar nuestra capacidad de extraer recursos internos para superar los desafíos y nos permitirá adaptarnos a situaciones difíciles que antes no podíamos cambiar sin costes psicológicos y físicos.

¿Como desarrollar estrategias de afrontamiento?

Para desarrollar estrategias de afrontamiento el primer paso es identificar y definir cual es el problema o desafío que tenemos que superar, entender su naturaleza y sus efectos en nuestro organismo y en nuestro entorno, aprendiendo a reconocer que tipos de circunstancias pueden cambiarse y cuales no pueden ser removidas, con el fin de poder ajustar nuestros recursos y esfuerzos. Poder definir la situación estresante como un problema a resolver permite generar energía constructiva y evita que se produzcan bloqueos a la hora de tomar decisiones o en el momento de construir un plan de acción.

Ante todo ser realista

Engañarnos no hará que la situación se resuelva de una forma más factible, es de vital importancia la objetividad para poder tener un enfoque claro y certero de la situación. Conocer y admitir realmente a que nos estamos enfrentamos nos ayudará a desarrollar una actitud positiva frente al problema, elaborando un sistema de creencias constructivas y optimistas que nos enseñe a ver las dificultades como retos. Si nos alejamos del enfoque positivista entonces la negatividad puede apoderarse de nuestra mente y empezar a ver la situación como una amenaza, esto produce que las expectativas de conseguir resultados positivos sean muy bajas y que se genere una sobrerreacción emocional.

No a la soledad, no al aislamiento en compañía

Sabemos que la soledad no elegida para algunas personas puede ser perjudicial, puede provocar una respuesta negativa del sistema endocrino, bajar la calidad del sueño y activar el sistema nervioso simpático el cual prepara el cuerpo para amenazas constantes. Pero la soledad no es equivalente a estar solo, es realmente la experiencia subjetiva de la soledad lo que es dañina, a veces incluso en nuestro entorno familiar nos sentimos aislados y esto provoca en nuestro sistema: incertidumbre, ansiedad y miedo. En estos momentos actuales de estrés el mejor recurso para poder manejar la ansiedad y el miedo es compartir nuestras emociones, el vínculo más poderoso que existe es el afecto, que puede manifestarse de muchas formas diferentes y es inmensamente sanador.

Aplicar buenas tácticas de resolución

Cuando ya hemos dado el primer paso de aceptar las experiencias estresantes como una oportunidad de incorporar nuevos aspectos en nuestra vida, podremos centrarnos en buscar estrategias para solucionar cada problema o aspecto que está creando conflicto. El siguiente nivel es buscar alternativas viables que nos ayuden a superar la situación, tomar las decisiones adecuadas y por último implementar las soluciones o los cambios elegidos tanto a nivel cognitivo como conductual. Evaluar los resultados siempre nos dará el feedback necesario para decidir si los resultados son óptimos o debemos seguir buscando nuevas opciones para superar la situación.

Fomentar el altruismo y la compasión

El altruismo a parte de ser un aspecto humano que beneficia a los otros de una manera desinteresada incluso a costa del interés propio, activa el estriado central del cerebro, el centro de las recompensas, elevando los niveles de serotonina. Esta condición cerebral nos aporta mayor estabilidad psicoemocional y nos ayuda favorablemente en la toma de decisiones. Cultivar la compasión y la gratitud hacia uno mismo y hacia los demás es la condición esencial para liberarnos de todas las emociones negativas y la preocupación obsesiva por uno mismo. El trabajo con la compasión hace surgir la fortaleza interna que nos mantiene alejados del estrés, la ansiedad, la depresión y el aislamiento, solo debemos dedicar unos momentos al día para nutrir y desarrollar nuestra empatía para obtener grandes cambios en nuestra vida.

No nos olvidemos de las emociones

La modulación de las respuestas emocionales es un elemento imprescindible para el desarrollo efectivo del proceso de resolución de situaciones estresantes. La primera condición necesaria para conseguir este objetivo es tener consciencia de ellas, es decir, conocer cómo se expresan las emociones en situaciones angustiosas y cuáles de ellas no podemos controlar. La frustración y la ira que pueden surgir en el primer estadio pueden obstaculizar gravemente nuestro acceso a estrategias adecuadas de afrontamiento. La ira aunque parece un impulso incontrolable siempre tenemos la posibilidad de modularla, si nos responsabilizamos de nuestra respuesta emocional podremos hacer un trabajo consciente de reeducación, a la hora de responder a las agresiones externas o a la frustración. La regulación emocional la podemos conseguir si construimos la habilidad para poder distanciarnos de determinadas emociones y desarrollamos la capacidad de mitigar las emociones negativas y potenciar las positivas, sin reprimir ni exagerar la información que transmiten.

Afrontamiento paliativo 

Finalmente cuando no es posible evitar la situación o el factor estresante no puede removerse el afrontamiento paliativo debería ser la opción más realista y más beneficiosa. En este contexto desarrollar resistencia ante la adversidad, puede ser como el junco que se dobla al paso de la corriente saliendo indemne y nos permite construir estrategias de reevaluación positiva e impide que empleemos estrategias de evitación o negación. Revaluar las circunstancias positivamente a pesar de la adversidad corresponde al hecho de encontrar un significado, darle sentido a la crisis que vivimos, para entenderla o reinterpretar nuestra vida en función a ello. Cuando ampliamos nuestra perspectiva y vemos mas en conjunto nuestra existencia saliendo de nuestra esfera local, podemos encontrar más sentido a todo lo que nos acontece dejando de hacer una lectura tan constreñida de nosotros mismos. La trascendencia nos permite conectar con algo mayor que nuestra individualidad y dotar de un significado más profundo toda nuestra vida.

Asesoramiento y orientación diagnóstica gratuita

Mail: info@psicoanalisis0.com

Tel: 638 08 76 75