Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

¿POR QUÉ PUEDO AYUDARTE?

La enfermedad es más antigua que el hombre, el dolor tanto físico como psíquico forma parte de nuestra vida irremisiblemente, pero hoy en día la enfermedad mental y los trastornos psicológicos se han convertido en un problema importante de salud pública. La mente sigue siendo en muchos aspectos un gran enigma por descifrar pero los últimos avances en neurociencia afectiva, la rama científica que estudia los mecanismos neuronales de las emociones, ha demostrado que los problemas mentales constitucionales, evidencian déficits en las redes neuronales emocionales que forman parte de los procesos primarios de nuestro cerebro.

Este descubrimiento es un gran avance que sitúa a las emociones como la clave central sobre la que se estructura todo nuestro sistema cognitivo, confirmando que la actividad primaria del cerebro funciona a otro nivel y puede afectar directamente al organismo, sin necesidad de ser modulada por el sistema cortical, que es la parte más evolucionada de nuestro sistema nervioso central.

Según las investigaciones del neurocientífico Jaak Panksepp los estados afectivos no se ubican en el neocortex, aunque si afecten las emociones de forma masiva toda el área cortical, sino que este proceso neurodinámico está más relacionado con los circuitos emocionales subcorticales.

Esto significa que finalmente debemos aceptar que una gran parte de nuestras emociones operan automáticamente en nuestro sistema psíquico, sin ser ponderadas por nuestra parte racional y que los sentimientos no son epifenómenos causales ineficaces en el cerebro humano. Dentro la práctica clínica, el trabajar con los procesos automáticos e inconscientes en los trastornos psíquicos aumenta el nivel de exigencia para un terapeuta, un analista experto no solo debe conocer en teoría cómo opera esta psicodinámica, sino que debe de forma empírica haber podido establecer su propia configuración y dinámica psíquica en sí mismo, como base ineludible para comprender y acompañar el proceso en una mente ajena.

Esta realidad responde a la pregunta del inicio del artículo, puedo ayudarte porque el mismo proceso terapéutico que ayudo a recorrer a infinidad de personas en mi trayectoria profesional lo he recorrido personalmente mucho antes, esta circunstancia me da una perspectiva muy amplia y acurada de cómo se desarrolla la enfermedad o el desequilibrio en el psiquismo humano, y cuáles son los resortes de curación que se necesitan activar para eliminar los estados patológicos y los trastornos psicosomáticos.

La catarsis que se produce en nuestro sistema psíquico al poder alumbrar material emocional que había quedado relegado en partes desconectadas de nuestra consciencia es asombroso, este material recuperado y actualizado, se reetiqueta desde una vivencia menos disfuncional de la experiencia, debido a que nuestro sistema psíquico puede asimilarlo desde su formación más racional, para que deje de pulsionar y producir distorsiones en todo nuestro sistema.

Entender la psicodinámica de nuestra mente y descubrir cómo se configuró todo nuestro sistema psíquico a través de las diferentes etapas evolutivas de nuestra historia  personal, nos ayuda de una forma muy potente a construir nuevas redes neuronales desde la parte consciente de nuestro psiquismo. Esta gran hazaña es posible reforzando de forma intensiva y muy focalizada pensamientos y comportamientos constructivos y dejando de consolidar las conexiones neuronales que sustentan emociones disfuncionales creadas en el pasado, a través de los procesamientos automáticos de los circuitos emocionales subcorticales.

Debemos entender que en nuestra mente nada desaparece, la información procesada por nuestro cerebro se guarda siempre, aunque la mayoría de ella queda almacenada de una forma inaccesible a nuestra consciencia. Las emociones primarias que generan conflicto en nuestra zona cortical, automáticamente son censuradas a través de nuestras defensas psíquicas, quedando así falsificada nuestra percepción interna y produciéndose síntomas en nuestro sistema debido a la carga emocional reprimida que pulsa por manifestarse.

Ayudar a desarrollar el proceso curativo en una mente trastornada requiere un gran compromiso personal dónde se necesita haber superado los  propios mecanismos de defensa psíquicos y haber resuelto los puntos de fijación de las propias pulsiones. La capacidad resolutiva de un terapeuta para traducir todo el entramado de conflictos intrapsíquicos de un paciente para que puedan ser comprendidos y asimilados racionalmente, demanda una gran preparación académica y haber pasado por un proceso de autoentendimiento y autoanálisis muy profundo.

El oráculo de Delfos reza” Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los Dioses” definitivamente sé que puedo ayudarte por que he comprendido tu dolor en mí.