Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

SEXO Y DROGAS

Debido a la dificultad que tenemos para relacionarnos utilizamos sustancias psicoactivas que producen un efecto deshinibidor en nuestro sistema pero su consumo supone una gran amenaza para nuestra salud, pensamos que el alcohol es positivo y excitante pero en la mujer incluso ingerido con moderación dificulta la respuesta orgásmica y en el hombre produce efectos de la supresión de la erección. Esto sucede debido a que inhibe partes del sistema nervioso autónomo implicados en la erección y dificulta que esta se alcance.

Tanto la marihuana como el alcohol se consumen para enfrentarse a la ansiedad asociada a situaciones relacionadas con la conducta sexual.

Pensamos que las drogas son la solución a la angustia y que nos ayudan a superar miedos e inseguridades pero a largo plazo pagamos un precio muy alto, el uso de cocaína tras los primeros efectos eufóricos que se  producen  aparecen los de depresión y su uso prolongado conduce a un deterioro importante de la función sexual. Lo mismo ocurre con las drogas de diseño que al ser estimulantes su uso crónico pueden causar trastornos mentales graves. El panorama no es nada prometedor debemos ser conscientes que el consumo defensivo con drogas, con las que pretendemos encubrir nuestros miedos, conllevan a una banalización de la relación con el otro además de desvirtuar las percepciones y sensaciones.

Necesitamos ser dueños de nuestro cuerpo para poder interaccionar en libertad y poder acceder al placer del encuentro sexual sin la necesidad de deteriorar nuestra vitalidad, debemos aprender a trabajar con nuestros temores, que son nuestro gran problema a la hora de relacionarnos, y poder enfrentarlos y superarlos, sino siempre dominarán nuestras vidas y perturbarán nuestra capacidad para poder tener vínculos sanos.

Si no podemos hacerlo por nosotros mismos debemos buscar ayuda que nos enseñe a identificar el origen de nuestras inseguridades y a trascenderlas. Las drogas son el camino fácil que luego se convierte en un gran obstáculo causando estragos en nuestro sistema y destrozando todos nuestros lazos emocionales.