Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

TRASCENDER LA IRA

Nuestro universo emocional esta formado por una extensa gama de sentimientos que responden a las  impresiones recogidas en la realidad fenoménica, allí se generan las experiencias e interacciones con todo lo que nos rodea. Como cuando somos presa de una profunda ira hacia alguien, el odio que profesamos nos puede llevar a actitudes agresivas cuyo fin puede ser su destrucción total, no somos conscientes de que esa misma fuerza colérica que dirigimos hacia el exterior, nos retiene en un nivel interno que con el tiempo irá aniquilando todo cuanto hemos construido.

Todos en algún momento de nuestra vida podemos experimentar un momento de rabia o enojo seguramente en situaciones justificadas, pero permanecer en el resentimiento permanente nos debilita enormemente.

La ira aún cuando parece un impulso irredimible es un nivel de actuación, siempre existe la posibilidad de elección, al final solo nosotros somos los responsables de cómo respondemos a los desafíos y agresiones externas. Nuestra mente para protegerse de sus emociones desbordadas utiliza como mecanismo de defensa la negación, esto solamente engendra fijación y resistencia al cambio, así quedamos atrapados en patrones gravemente destructivos, siendo cautivos de una fuerza centrípeta que no nos deja evolucionar.

Debemos dejar de inculpar y aceptar el compromiso por las propias acciones, sentimientos y creencias, mientras la causa y la responsabilidad sean proyectadas fuera de nosotros, permaneceremos en la clásica actitud impotente del victimismo.

Secretamente sentimos que nuestra  visión del mundo es la correcta, así podemos justificar siempre nuestras actuaciones limitando nuestras posibilidades de avanzar o evolucionar, la ira es la impotencia de no poder proceder con control y mesura ante circunstancias externas que nos desbordan. Para poder gobernar y trascender estas emociones tan limitantes y dañinas para nuestro sistema, primero hemos de identificar que patrones inconscientes están en la base y después podremos trabajar con la aceptación y el perdón, ellos nos darán un nuevo nivel de entendimiento y consciencia para poder responder a los agravios sin sufrimiento desde una perspectiva mayor.