Monthly Archives: June 2017

Loading
loading..
jude-beck-222790

SEXO DESPUÉS DE ABUSOS

Lo primero que acompaña al adulto que ha sido abusado sexualmente en la infancia es un sufrimiento intenso que no cesa, el abuso se intenta reprimir pero desde las sombras el incidente dirige la vida psíquica y sexual sin tregua. El suceso no tiene solo el efecto devastador del hecho en sí sino que además debe lidiarse con el sentimiento de culpa irreparable del cómplice, éste sentimiento sobreviene al sentir que no se mostró ninguna resistencia al ser tan niño y se instaura el silencio, al no poder hablar de ello debido a los sentimientos de culpabilidad presentes.

No poder tramitar adecuadamente estas emociones dejará una herida en carne viva difícil de cicatrizar.

En completo aislamiento el niño crece y el adulto sufrirá todas las consecuencias del horror del recuerdo que le conduce a la incapacidad del disfrute sexual, sintiendo que la elección del deseo conduce inevitablemente al pánico de la violencia, de hecho se desea el no deseo del otro. En el caso de mujeres abusadas su relación con el sexo es muy compleja, debido al trauma que arrastran, su autoimagen se encuentra muy depreciada, ya no se sienten ellas mismas ni tampoco ante la mirada de los otros.

No soportan percibir que los hombres las desean por lo que tratan de no gustarles buscando la invisibilidad o pueden ir al otro extremo y mostrase siempre disponibles a los deseos de los demás al sentirse culpables por su violación.

El rencor y el odio que se puede sentir después de una experiencia tan devastadora puede impedir que se tenga contacto con los sentimientos de culpa que permanecen en estratos más soterrados de la psique. Comprender  el significado de la culpa será el primer paso liberador para encaminar la recuperación de la experiencia y debe ser con ayuda terapéutica especializada en abusos o maltrato. El objetivo de la cura será ayudar a reconfigurar de nuevo las partes que quedaron dañadas en la mente, trasformando las emociones disfuncionales a la luz de un nuevo contexto, de un nuevo entendimiento, en emociones constructivas, que nos permitan trascender la experiencia con el menor coste personal posible.

9-v-oxu4dtm-jakob-owens

FIJACIÓN Y REGRESIÓN

Los conceptos de fijación y regresión en la teoría psicoanalítica están relacionados con la evolución de la libido, esta energía sexual hace referencia a toda forma de actividad del organismo que tenga naturaleza instintiva y cuya finalidad sea la obtención del placer, esta fuerza impulsiva tiene una evolución en nuestro organismo a partir del nacimiento hasta su desarrollo emocional completo. Existe fijación de la libido cuando su evolución ha quedado detenida o excesivamente fijada en alguna de sus etapas, la regresión en sentido temporal significaría el regreso a formas psíquicas anteriores o más antiguas que se reactivan como el autoerotismo y el narcisismo.

En nuestro psiquismo siguen existiendo estados primitivos que bajo ciertas circunstancias pueden reactivarse y volver a instalarse, puede ocurrir que cuando aparecen dificultades la energía libidinal es retirada de los objetos externos y vuelta sobre uno mismo.

Es frecuente el caso de regresión en niños pequeños con la recién llegada de un hermano nuevo, éstos debido a la atención que la madre debe prestarle al recién nacido, empiezan a regresar a etapas anteriores y comienzan a chuparse el dedo, a desear que lo duerman en brazos etc.

En adultos los mecanismos de la regresión y la fijación los podemos observar en  los psicóticos, que presentan un estado psíquico de ruptura con la realidad al haber tenido que retirar totalmente sus necesidades libidinales de sus objetos queridos y retraer esta libido objetal a su propio yo. Esto produce en los psicóticos síntomas megalomaníacos y un regreso a un estado de narcisismo por el cual el niño que ha tenido un desarrollo psíquico normal ha atravesado en un periodo muy temprano de su vida.

craig-strahorn-246627

ANSIEDAD, ANGUSTIA Y ESTRÉS

Nuestro organismo a lo largo de su evolución ha desarrollado diversas respuestas emocionales como la ansiedad, la angustia y el estrés, existe cierta confusión por el uso conceptual de las mismas en la literatura psicológica, pero cada una de ellas posee sus propias dinámicas y especificidades. La ansiedad se vivencia como una amenaza inminente y de causa desconocida y provoca un estado de malestar psicofísico caracterizado por una sensación de inquietud, intranquilidad, inseguridad y desasosiego, la ansiedad  muy severa y aguda puede transformarse en pánico y llegar a paralizar al individuo. La angustia se manifiesta por un temor a lo desconocido o a lo amenazante y produce a nivel psicofísico: sofocación, opresión precordial ( región que corresponde al corazón) y epigástrica con desasosiego, la angustia puede aparecer por diversos estímulos estresantes que implican una amenaza real e imponen un desafío.

En la ansiedad desconocemos el objeto que la provoca, siendo la amenaza interna y existiendo una dificultad considerable en la elaboración de herramientas para desactivarla.

Existen diferentes trastornos de ansiedad y los síntomas difieren de los sentimientos habituales de nerviosismo ya que se manifiestan como reacciones desproporcionadas o injustificadas ante estímulos a veces en situaciones ambientales cotidianas, con una respuesta que escapa al control voluntario y tienen un carácter intenso y recurrente.

El estrés es una respuesta adaptativa y de emergencia de nuestro sistema siendo imprescindible para la supervivencia, éste no se considera como una emoción en sí misma sino que es el agente generador de las emociones.

Hoy en día el estrés es muy habitual en nuestra vida y todos en algún momento de nuestra existencia lo hemos experimentado, el más mínimo cambio puede ser susceptible de provocarlo. El estrés es claramente diferenciable de los conceptos de ansiedad y angustia al considerarlo como un resultado de la incapacidad que tenemos frente a las demandas del ambiente, debido a que los recursos que poseemos para enfrentarnos a ellas son insuficientes, mientras que la ansiedad y la angustia son reacciones emocionales que producen síntomas tanto físicos como psicológicos.

Layout mode
Predefined Skins
Custom Colors
Choose your skin color
Patterns Background
Images Background