Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

LOS CELOS QUE ENFERMAN

Sentir celos es una respuesta emocional universal, su génesis la encontramos en los primeros años de vida, al dejar atrás nuestra relación dual con la madre aparece un tercero en escena que puede ser encarnado por el padre o persona similar, en esta etapa la finalidad es recuperar el objeto de amor perdido y excluir al que nosotros sentimos como rival, instaurándose un triangulo afectivo donde ese tercero estará siempre presente ya sea a nivel consciente como inconsciente. Desde el enfoque analítico se contemplan diferentes grados de celotípia, los celos que se consideran “ normales” serían un cierto temor por perder el objeto amado o la hostilidad hacia los posibles rivales, éstos sentimientos pueden exacerbarse debido a los celos que se tuvieron de pequeños hacia los padres, como puede ser en la etapa edípica, o hacia los hermanos.

Dentro de los celos patológicos se encuadran los celos proyectados que provienen de la propia infidelidad practicada o fantaseada, donde se produce un desplazamiento de los propios deseos de infidelidad, así el sujeto consigue tranquilizar su consciencia.

El perfil psicológico de la persona que sufre por celos estaría asociado con una baja autoestima e inseguridad, necesidades altas de estimación y aprobación externas, demanda de ser amado incondicionalmente y exclusivamente es egoísta y desconfía con frecuencia. Existe otro nivel de celotipia que es delirante, donde los deseos de infidelidad son reprimidos e inconscientes, los objetos de tales fantasías son del mismo sexo.

Hay que puntualizar que en los trastornos paranoides de la personalidad y en el trastorno delirante paranoide lo importante en estos padecimientos no son los celos en sí, sino el delirio de engaño que existe detrás del mismo, piensan que los demás siempre les están intentando engañar o perjudicar de algún modo, no creen en la lealtad de los otros, no confían en nadie. Viven en un mundo amenazante siempre están tensos y su afectividad es fría. Para superar los celos patológicos es necesaria la ayuda psicológica, la terapia analítica analiza el contenido que el paciente trasfiere al terapeuta para conseguir clarificar que desea y teme la persona en su inconsciente, esto nos dará la clave para entenderlo y curarlo.